Browsing Tag 'Mexico'

autodefensas

El fracaso del Estado en ofrecer seguridad ante la violencia de los grupos criminales abrió el espacio para la creación, cada más extendida, de grupos de “autodefensa” armada en México. Ahora, en un giro inesperado, es el Estado mismo el que los alienta, defiende y promueve…

MX13229838190328

En la última gran calle antes de los Estados Unidos, primero hubo fiesta, luego miedo y ahora hambre.

Manifiesto: nace ALiados, una red de medios independientes de América Latina

El pasado fin de semana, el puercoespín se unió a lo mejor del periodismo latinoamericano para crear una organización común que cambiará radicalmente el panorama de los medios en la región.

México: Verónica, la hija de la sicaria, por Silvia Lee

“Desde que Rosalía se volvió jefa de sicarios y decidió retomar en persona el cuidado de sus hijos, los incorpora en algunas de sus actividades diarias como el patrullaje”.

Narcos mexicanos: si no les gusta tu página de Facebook, te matan (y a tu familia)

Primero callaron a los medios tradicionales. Después, a los blogs. Ahora van por las redes sociales.

Narrar la muerte en México: ahora, soy un torso en una maleta…

Un website propuso no dejar anónimas las decenas de muertes que ocurren cada día en México, sumido en la violencia ligada a la lucha de los cárteles del narcotráfico. Pero ¿cómo es dedicarse cada día a reconstruir o inventar el horrible final de los demás?

Santa Bárbara, Durango: bienvenidos al frío, por Alejandro Almazán

Cuando creías que los 14,5 grados bajo cero eran el mayor peligro que enfrentabas en tu viaje, te advertirán sobre los sicarios y los leones.

Altar, México: el pueblo que vive de los migrantes y su poco maternal alcaldesa, por Hermes D. Ceniceros

Les cobran por miserables literas, les venden pastillas anticonceptivas para las violaciones. La alcaldesa dice que no se quejan ni denuncian, y que algún día les dará empleo. Sólo los chanates saben la verdad.

Carta a un desaparecido mexicano, carta a mi hermano, por Riccardo Ryvera

“Aún conservo la cicatriz de aquel cachazo que me dieron porque me quisiste ayudar, que de hecho no cicatriza…”