Zemanta Related Posts Thumbnail

De aquel matrimonio por conveniencia entre uno y otro presidente, dice el autor, lo único que les queda es la propaganda. “Como para recordarnos que todo era una farsa, como para recordarnos que de eso se trata nuestra política”.

A woman walks past a building decorated with eyes in Crimean city of Sevastopol

Cómo la lucha contra la pornografía infantil en Internet está alentando el desarrollo de tecnologías que permitirán controlar, censurar y hacer desaparecer por completo información molesta para los poderes que las controlen.

yoapoyobottonweb

Es es el mes en que se decidirá la suerte del puercoespín. De ustedes depende.

furman

Memorias de un periodista que salió vivo de milagro, o de un país que quedó atrás (o no).

shantytown2

Por la mitad del salario mensual promedio, cuatro personas pueden pasar la noche en una choza de chapa. Bienvenidos al último escalón del turismo de la pobreza.

Zemanta Related Posts Thumbnail

“Cuando el sol está en lo alto, los xapiripë duermen. Comienzan a aparecer al anochecer. Parecen humanos pero son tan pequeños como una mota de polvo, brillantes como la luz”. Y no todos pueden verlos…

Zemanta Related Posts Thumbnail

Tosya quería un espacio fresco para guardar sus patatas. Levon comenzó a excavar. No paró hasta su muerte, veintitrés años, veintiún metros y diez mil toneladas de piedra después. Historia de una obsesión, un extraño mundo subterráneo y un museo personal que brotaron de una búsqueda: la búsqueda de un deseo que no se puede expresar.

four-allegories-envy-by-Giovanni-Bellini-107

“Rojas Herazo decía que hay que hacerse perdonar el éxito. La pregunta es cómo.
– Muriéndose, como acaba de hacer Mutis. Cuando el escritor muere, sus malquerientes no solo le perdonan el éxito: también le prodigan algunos aplausos.
– ¿Lo aplauden por la obra que deja o porque ya no podrá seguir siendo exitoso?”

d14eca2e310f5274de29e4b83dbbfa5b

En la capital más lluviosa de África, está lo seco y lo mojado. O más bien sólo lo mojado. Y una ciudad destrozada por unas guerras civiles y el paso del tiempo en las veredas y unos extranjeros que se entretienen en la playa esperando ¿qué? Un relato en exclusiva para los suscriptores del puercoespín.

4-

En el puerto de New York, Rotterdam, Kim canta. En los intervalos, se acuesta con mil hombres y mujeres. En el barco a Lituania, nietos de Kierkegaard y estafadores kantianos. En Vilna, Yolant recuerda su infancia, su adolescencia, sus amores en Vorkuta, el campo de concentración en que nació. Y luego París, y luego lo de siempre.