furman

Memorias de un periodista que salió vivo de milagro, o de un país que quedó atrás (o no).

shantytown2

Por la mitad del salario mensual promedio, cuatro personas pueden pasar la noche en una choza de chapa. Bienvenidos al último escalón del turismo de la pobreza.

Zemanta Related Posts Thumbnail

“Cuando el sol está en lo alto, los xapiripë duermen. Comienzan a aparecer al anochecer. Parecen humanos pero son tan pequeños como una mota de polvo, brillantes como la luz”. Y no todos pueden verlos…

Zemanta Related Posts Thumbnail

Tosya quería un espacio fresco para guardar sus patatas. Levon comenzó a excavar. No paró hasta su muerte, veintitrés años, veintiún metros y diez mil toneladas de piedra después. Historia de una obsesión, un extraño mundo subterráneo y un museo personal que brotaron de una búsqueda: la búsqueda de un deseo que no se puede expresar.

four-allegories-envy-by-Giovanni-Bellini-107

“Rojas Herazo decía que hay que hacerse perdonar el éxito. La pregunta es cómo.
— Muriéndose, como acaba de hacer Mutis. Cuando el escritor muere, sus malquerientes no solo le perdonan el éxito: también le prodigan algunos aplausos.
— ¿Lo aplauden por la obra que deja o porque ya no podrá seguir siendo exitoso?”

MinDefenseMonrovia-300×233

En la capital más lluviosa de África, está lo seco y lo mojado. O más bien sólo lo mojado. Y una ciudad destrozada por unas guerras civiles y el paso del tiempo en las veredas y unos extranjeros que se entretienen en la playa esperando ¿qué? Un relato en exclusiva para los suscriptores del puercoespín.

30-

En el puerto de New York, Rotterdam, Kim canta. En los intervalos, se acuesta con mil hombres y mujeres. En el barco a Lituania, nietos de Kierkegaard y estafadores kantianos. En Vilna, Yolant recuerda su infancia, su adolescencia, sus amores en Vorkuta, el campo de concentración en que nació. Y luego París, y luego lo de siempre.

48

La ultraderecha avanza en número y violencia en Polonia. ¿Su origen reciente? La muerte del entonces presidente y su comitiva en Rusia, que sus seguidores se niegan a aceptar como un mero accidente.

avonte

El misterio de una fuga bajo los suelos de una de las mayores ciudades del mundo. O la peligrosa, irresistible fascinación del subterráneo. Exclusivo para suscriptores.

monopoly-man1

Antes los presidentes disfrutaban de ser ex presidentes. Ya no, advierte el autor: “Lo que se estila de un tiempo para acá es que los presidentes intenten eternizarse en el poder. Por tal razón ya no utilizan el cargo para gobernar sino para seguir en campaña política: transmiten por televisión sus reuniones de trabajo, viven obsesionados con los índices de popularidad y, sobre todo, promueven reformas constitucionales amañadas que posibiliten su reelección”.