Guatemala: Lucía y los encapuchados que amenazan al periodismo, por Claudia Méndez Arriaza

28 junio, 2012

Lucía Escobar o “La Lucha” (36) es la periodista guatemalteca nominada al premio Indice de Censura 2012. En octubre pasado, después de publicar una columna llamada “De Cuervos, Ojos y Demonios”, debió abandonar Panajachel, Atitlán, el pueblo mítico a unos 140 kilómetros de la Ciudad de Guatemala en el que vivió con su familia durante siete años.

En “De Cuervos, Ojos y Demonios”, denunció y acusó a los integrantes de la comisión de seguridad ciudadana de esa pequeña comunidad como responsables de abusos y violaciones a los derechos humanos.

Operativo policial contra los encapuchados de Panajachel, noviembre de 2011

Estas comisiones, como una viruela, se han propagado por el país como respuesta de vecinos y autoridades ante la amenza del crimen. Es común encontrar en vecindarios, barrios y municipios guatemaltecos rótulos y vallas en las que el pueblo da oficialmente la bienvenida al visitante, seguidas de vallas más pequeñas en las que los rostros de hombres encapuchados advierten al extraño: “Estamos vigilando”. Incluso advierten que la localidad cuenta con vecinos atentos que no permitirán que nadie perturbe la paz.

Es una herencia de la guerra: los patrulleros civiles durante el enfrentamiento constituyeron la fuerza local sobre la que el Ejército de Guatemala basó la vigilancia y control de los rincones más remotos del país. Y a estas patrullas se les atribuye y responsabiliza también de participar en ejecuciones, secuestros, linchamientos, tortura y violaciones sexuales. La Comisión de Esclarecimiento Histórico (CEH) calculó que estas unidades participaron en al menos 27 por ciento de las masacres cometidas durante la guerra.

En esta era moderna, las patrullas se hacen llamar comisiones de seguridad. Y bajo una capucha y la sombra de la noche, es común encontrar hombres que con escopetas, machetes y palos patrullan cuadras y avenidas. No existe un solo lugar en el que estas patrullas no sean responsabilizadas por crímenes horribles: desapariciones, robos y muy a menudo acosos amenazantes. Es el poder de las armas. Es el poder de la sombra de la noche que les protege. También es el poder del convencionalismo social: los guatemaltecos no tienen problema en manifestar su abierto apoyo a la violencia para exterminar la violencia.

En su breve nota, de no más de 400 palabras, Lucía Escobar denunció que en menos de dos años los integrantes de la comisión de seguridad de Panajachel acumulaban al menos 30 denuncias, entre ellas de secuestro y tortura. Y hacía hincapié en la desaparición de un joven de 23 años, Luis Gilberto Tian Senté: “Hay numerosos testigos que vieron cuando unos 20 encapuchados lo vapuleaban y lo arrastraban por las calles. Su ropa y sus zapatos llenos de sangre se encontraron en la orilla del río. Su cuerpo no aparece”.

Ribera del lago Atitlán en Panajachel

Y la última línea del texto fue esta: “Si la próxima en descansar en el fondo del lago más lindo del mundo con piedras amarradas al cuerpo soy yo, ya sabrán a quién culpar”.

La respuesta fue rápida: un vídeo circuló en internet en el que uno de los integrantes de esa comisión decía que cierta basura no merecía terminar en el lago más lindo del mundo. La difamación fue otra arma de ataque: otros dos hombres a los que mencionó en su columna la acusaron de narcotraficante en emisiones de televisión.

Lucía Escobar debió salir de inmediato de esa pequeña comunidad.

Ha pasado el tiempo. Los hombres señalados en su texto, Juan Manuel Ralón and Víctor Anleu, presidente y vicepresidente de la comisión de seguridad denunciada, guardan hoy prisión, condenados a 17 y 19 años de encierro. El resto de los integrantes de la comisión siguen libres. Lucía Escobar vive en otra ciudad guatemalteca. Su voz permanece. Se escucha en Radio Ati  y en su columna habitual en elPeriódico. Mantiene su blog “Las otras Luchas” y en esta entrevista, realizada a través de correos electrónicos y un par de líneas de chat, cuenta qué la hizo resistir.

La última vez que nos escribimos, vivías en tensión: las amenazas y la  difamación… el exilio de Panajachel, Sololá. ¿Cuánto ha cambiado tu vida en estos ocho meses?

-Ha cambiado mucho, pero no tanto. Sigo haciendo lo que me gusta: escribir, organizar actividades culturales, hacer periodismo, ya no doy clases de literatura. Ya pasó la incertidumbre de qué haré con mi vida, dónde voy a vivir, de qué voy a trabajar, mis hijos van a un nuevo colegio y yo voy, poco a poco, teniendo una nueva rutina. Me ha costado retomar el periodismo porque he dedicado más tiempo del que quisiera a atender solicitudes de la Fiscalía de Delitos contra la Prensa, además de otros asuntos personales.

Y los “Cuervos y los Demonios” ¿permanecen? ¿sientes que el peligro se extinguió?

-Dos de los líderes que mencioné en mi columna hoy están presos. Aún no han encontrado el cuerpo de Gilberto Senté, pero se que su viuda no ha parado en su lucha por encontrarlo. Ella está trabajando en un hotel de un gran colaborador de nuestros proyectos, quien le dio trabajo para ayudarla. Sé que hay más ordenes de captura aún no ejecutadas; también sé que dejaron de patrullar en Panajachel, pero que ya se formaron nuevas comisiones de seguridad en otras áreas del lago de Atitlán y que se multiplican a lo ancho y largo del país. Atitlán perdió el único medio de comunicación independiente, local y constante que fue Revista y Radio Ati y que era sumamente importante para la región por su vulnerabilidad climática y geográfica. ¿El peligro para mí? No sé si ya se extinguió, espero que sí, que se den cuenta que yo solo cumplía con mi obligación, pero que no tengo la culpa de los desmanes de los implicados.

Has sido nominada al premio Índice de Censura, en la misma lista que un bloguero chino, dos periodistas de Irán y Arzebaiján. ¿Qué significa esta nominación para el periodismo guatemalteco?  

-Que entre más censura exista, menos debemos callarnos, que entre más represión y  militarismo, más debemos luchar por la libertad de expresión y por la paz.

¿Cuánto crees que la sociedad guatemalteca aprendió a valorar la libertad de expresión como una condición para vivir en paz? 

Lucía Escobar

- Somos un país tan diverso que me es muy difícil verlo como un mismo todo. Pienso, por ejemplo, que hay una parte de la población, quizá entre profesionales, que sí pueden ver esa relación entre libertad de expresión y paz. Pero aún hay censura y un conservadurismo francamente pueblerino. Estamos tan acostumbrados a callarnos, a tratar de quedar bien para que no nos pase nada malo, que a veces no logramos ni siquiera darnos cuenta de lo que significa libertad de expresión.

En noviembre, enviaron desde un correo de la Municipalidad de Panajachel, una serie de vídeos en mi contra, el último párrafo decía así: “Les pedimos también a las organizaciones de Derechos Humanos y a los medios de comunicación que tanto la han avalado (a Lucía Escobar) la inviten a la reflexión y aconsejen a esta persona que es mejor que se calle, puede ser que ya está muy confundida”. Este correo fue realizado por Teresa Coello, una antropóloga mexicana que vino a trabajar con Minugua y que es dueña de un centro cultural, la apoyó Tereso Toj (director de la Universidad del Valle del Altiplano). Son personas supuestamente educadas, con un grado universitario, pero mira cómo piensan… ni siquiera son capaces de darse cuenta que lo que están pidiendo es una violación a mi derecho a expresarme. Pienso que cuando la sociedad guatemalteca aprenda a valorar la libertad de expresión como una condición para vivir en paz, vamos a estar cerca de vivir esa paz… En serio.

He notado el mismo humor y una intensa actividad en tu carrera: el programa “Ni te cases ni te embarques” en Radio Ati y la columna“La Lucha Libre” en elPeriódico. ¿Cuánto ha cambiado el ejercicio del periodismo desde Octubre?  

-Desde octubre he realizado pocos reportajes de profundidad y crónicas, apenas he hecho algunas notas simples pero ha sido más por falta de tiempo. ¿El humor? Pues ese no se debería perder por mucho que intenten amargarte la vida. El humor es lo único que nos queda. Me niego rotundamente a odiar.

¿Cómo se procesa emocionalmente esta condición? Eres víctima de amenazas y cuando me dices “me niego a odiar” me pregunto ¿de qué manera trataste el trauma y la tragedia? 

-No la he tratado profesionalmente. Pasé un mes llorando, en la mañana, en la tarde y en la noche, pero un día mi papá me sentó y me dijó: “Primero le tocas los huevos al león y cuando te ruge, salís llorando como una niña. ¿Qué esperabas?” El trabajo continuo no me permite deprimirme. Mi papá siempre me ha dicho que la cura para la depresión es seguir trabajando y le creo.  Y por supuesto el apoyo de mis amigos y mi familia, me han dado la terapia de la risa y la compañía que es la mejor del mundo.

La Fiscal General de Guatemala declaró en un momento que el sistema no está a la altura de las víctimas de la violencia actual. Tú eres una de esas víctimas. ¿Cómo es la respuesta del sistema? 

-Veo el gran esfuerzo que hacen en la Fiscalía de Delitos contra la Prensa, pero también me saltan a los ojos las debilidades del sistema. Por ejemplo, me “confiscaron” mi teléfono celular durante seis meses para intentar rastrear los mensajes anónimos. Desde el principio, lo ví difícil pues los mensajes venían de una página web, sabía que no iban a poder rastrearlos, pero aún así me quedé sin mi número durante seis meses, cuando finalmente me lo devolvieron no habían podido rastrear nada. En el tema de las amenazas por Internet, en Guatemala los fiscales no saben nada de tecnología, son incapaces de rastrear un IP -aunque en el caso del tuitero preso por pánico financiero demostraron que si pueden hacer algo y rápido- y aunque tengan buenas intenciones, el sistema se los come. Además la lentitud con que suceden las cosas es impresionante, la mayoría de la gente termina tirando la toalla porque es demasiado lo que tiene que invertir la víctima en tiempo y pruebas para que un caso avance. Por otro lado, ya ves que cuando es un caso mediático, el sistema es capaz de avanzar a pasos agigantados.

¿Cómo crees que vamos a describir en diez años a tu generación de periodistas?

- Primero habría que preguntarse si ¿podremos ser catalogados como una generación?  Creo que muchos de mis colegas periodistas son multifacéticos, muchos tiene programas de televisión y escriben, o tiene programas de radio y escriben, o tienen blogs personales y trabajan para un medio de comunicación grande mientras también tiene sus proyectos independientes de periodismo. Creo que hay grandes abismos entre los periodistas de planta y los freelancer y entre los departamentales y los que viven en la ciudad capital. Creo que los periodistas departamentales hacen una labor impresionante por dar las noticias sin verse afectados o señalados pues entre más pequeño es el lugar donde viven más grande el riesgo al denunciar lo que sucede en sus comunidades.  Y en alguna medida los periodista de planta de los medios de comunicación convencionales  tienen mas libertad para tocar ciertos temas calientes.

¿Qué se habla? pero también ¿qué se calla? en el periodismo guatemalteco.

-Se habla de todo un poco, pero se profundiza menos. En Guatemala suceden tantas cosas gruesas a cada momento que es difícil darle continuidad a los temas, hasta que vuelven a surgir por motivos graves. Sin ir muy lejos, el caso de los patrulleros ha estado varias veces en “escena”. Empezó con San Juan Sacátepequez y se ha extendido a muchas comunidades. En octubre, por el tema de Panajachel, volvió a estar en los medios, pero nadie realizó algo exhaustivo al respecto. Por ejemplo ¿cuántos departamentos tienen patrullajes, quién los autoriza, quién los entrena, cómo se organizan, qué peligros traen a las comunidades y qué solución alternativa hay a la inseguridad que es la mecha que prende todo esto? ¿Qué se calla? Se calla mucho, pero no siempre por las mismas razones: se calla por miedo a perder un anunciante, o las simpatías de un político, o por salvar la vida de la familia o el estatus en la comunidad, se calla por falta de recursos para confirmar datos o hacer investigaciones exhaustivas, se calla por temor a que el editor no le guste un tema.

Lucía, continuas con la convicción del periodismo ¿cuál fue el momento, en medio de esta circunstancia, que te convenció que debes seguir en periodismo y no rendirte? 

Nunca fue una opción rendirme. El periodismo es mi carrera, es mi vocación, es mi vida, es mi fuente de ingresos, es la manera en que puedo aportar a la sociedad y a construir un mundo mejor. Mi palabra es la única arma que tengo para luchar contra lo que considero injusto.

, , , , , , , , , blogs, claudia mendez, periodismo

16 Comments → “Guatemala: Lucía y los encapuchados que amenazan al periodismo, por Claudia Méndez Arriaza”

  1. Ana Sicilia 1 year ago   Reply

    Un hallazgo,”La Lucha”.

    • Organización UTZ BEY 1 year ago   Reply

      Hasta ahora no hay pruebas de las supuestas amenazas que según Lucía Escobar le hicieron integrantes de la Comisión Municipal de Seguridad de Panajache a su teléfono celular ni por internet desde el mes de Octubre del 2011. Estas acusaciones han perjudicado mucho al pueblo de Panajachel y la han presentado los medios nacionales e internacionales y algunas instituciones de derechos humanos como una víctima de las acciones de un pueblo delincuencial.
      Hemos solicitado a instituciones nacionales e internacionales de prestigio se investigue si hubo esas supuestas amenzas. De comprobarse se castigue a los culpables

  2. Trudy Mercadal 1 year ago   Reply

    Sin periodistas como Lucía Méndez, La Lucha, y demás, este país no tendría esperanzas. Muestran una mente clara y principios sólidos. De lo bueno que se logre, será en mucho gracias a ustedes.

  3. Claudia Méndez Arriaza 1 year ago   Reply

    Muchas gracias Trudy y Ana. Lucía Escobar nos da una lección importante a todos acá: ella resiste aún, estos días, el embate de la difamación, su exilio además es un trago difícil, pero ella se reinventa.

  4. julio gamez 1 year ago   Reply

    Buen articulo y entrevista, es una realidad que se vive incluso en las areas urbanas…

  5. Teresa Coello 1 year ago   Reply

    Señora Claudia Méndez Arriaza:La campaña mediática contra Panajachel a afectado mucho a su pueblo

    Esperamos que pronto venga a Panajachel y pueda entrevistar a personas del pueblo de Panajachel, para que conozca la realidad, conozca la historia y la problemática que se vive. Escuche principalmente a las mujeres esposas, madres de las 18 personas que han sido acusadas por Gerardo Montejo, la mayoría de ellas personas Kaqchiqueles nacidas en Panajachel y de muy escasos recursos. Algunas de las personas sindicadas no tuvieron nada que ver ni con la comisión municipal de Seguridad y nunca hicieron vigilancia y están encerradas. El problema de las esposas, madres hijos e hijas es muy fuerte y la campaña mediática desde noviembre del 2011 a afectado mucho al pueblo de Panajachel en lo económico, social y psicológico. Hay decenas de personas que lloran y ya tienen no un mes sino muchos meses de llorar, niños que tienen hambre. El pueblo de Panajachel es un pueblo solidario, agradecido que abre su corazón a los visitantes. ¿La pregunta es porque el pueblo no ha defendido a esta persona que dice que tanto trabajó por Panajachel? Quiza ni siquiera era conocida por el pueblo. De otra manera el pueblo hubiera dado su vida por ella pero casi nadie la conoció.
    ¿Porque no se hace una campaña para apoyar en el esfuerzo que hace el pueblo organizado para salir adelante, en lugar de seguir victimizando a una persona??

    Les pedimos por este medio que se unan al apoyo que están dando instituciones de prestigio para que se esclarezca la verdad y se haga justicia. Muy pronto la verdad va aparecer.

  6. Alejandra Cruz 1 year ago   Reply

    Yo desconfío muchísimo de las personas que hablan “del pueblo”, “en nombre del pueblo” y “por el pueblo”, me da sensación que viene después del credito una gran manipulación.

    Ahora viendo que semejante párrafo viene de Teresa Coello, la asesora (el poder detras del trono) de la junta de seguridad que alguna vez organizó y empoderó a los tan mentados encapuchados y grupo de armados con palos y machetes durante jornadas nocturnas del benemérito pueblo de Panajachel, no me queda ni la menor duda.

    Como siempre y acostumbra ella, trata de indicar que el que escribe NO tiene la menor idea de lo que sucede en Panajachel, como si se tratará de una isla, fuera de la legalidad y territorio de este país, pero sobre todo “un pueblo” donde se ejerce la ley bajo su propia jurisdicción. Ella es vocera, ella es representante y ella es… ¿Quien es ella?

    Ella, además de ser la acechadora por excelencia de Lucia Escobar en todos los medios habidos y por haber, asesoró de hecho al grupo que lideró a los encapuchados y hasta la declaracion televisada del Alcalde de entonces y jefe de encapuchados (ahora en la carcel) que manda a Lucia Escobar a pudrirse en la basura, donde segun él, merecía estar.

    Esta declaración sucedió bajo la mirada y siniestra sonrisa (constatado en video) de la Sra. Coello, que ahora dice ser la representante de las voces de Panajachel y de las pobres madres e hijos despojados de sus derechos.

    Y hablando de madres e hijos, se le olvidará a ella contar la historia de un niño y su madre, que desde el año pasado buscan los restos de su padre y esposo que un dia (segun se presume y segun testimonios) fue secuestrado y vapuleado hasta la muerte por los encapuchados.

    Aprovecho este espacio para denunciar claramente y sin rodeos que la Sra Coello instiga, persigue y acosa a Lucía Escobar y a TODOS Y TODAS las personas que nos pronociamos a favor de la libertad de expresión y los derechos humanos que garantiza la Constitucíón de Guatemala hasta ahora vigente (a mi ya me mando mi respectivo correo electronico).

    Señora, como hacerle entender, NO se trata de los encapuchados libres de sus pecados… no es nada personal! Se trata de hacer respetar las leyes y los derechos ciudadanos más fundamentales, no solo en Panajachel, sino también aqui en la ciudad de Guatemala, en Sacatepequez, en Jocotenango y en el Petén!

    Esto es una obligación del Estado, y los que infrigan la suprema ley que sostiene el delicado regimen de Justicia y Democracia de este pais, deberán responder como es natural. Es un paso para romper con el sistema de impunidad que nos agobia a todos y a todas, por lo tanto la denuncia de Lucia debería de alegrarle, debería usted aplaudirle y felicitarle. Como residente de este pais, se lo garantizo la beneficia a largo plazo!

    Entiendo que hay varios procesos ya iniciados que investiga el Ministerio Público, en donde según denuncias, la organización de encapuchados han cometido graves violaciones como: cateo y allanamiento ilegal, secuestro,tortura, violación y homicidio. Como es natural y sensato me parece bien que se continúe el debido proceso y se establezca la responsabilidad de los que hayan cometido delitos de semejante envergadura.

  7. Organización UTZ BEY 1 year ago   Reply

    Durante varios meses callamos ante todas las difamaciones e insultos a nuestro pueblo, pero ya hemos visto la luz y tenemos el apoyo de personas e instituciones. Enviamos un link de una entrevista que nos hicieron el día de aller en un programa de televisión a tres representantesde de mujeres.Se adjunta link donde puede ver el programa a traves de TV Maya el canal multicultural de Guatemala Voces de Mujeres
    http://www.ustream.tv/recorded/23723049

  8. Claudia Méndez Arriaza 1 year ago   Reply

    Respuesta a Teresa Coello y Organización Comunitaria UT’Z BEY

    Muchas gracias por el tiempo que han tomado para leer y comentar esta entrevista. Leí los documentos enviados y ví la entrevista con las integrantes de UT’Z BEY transmitida en TV-Maya. Aclaro lo siguiente:

    • La entrevista con Lucía Escobar no contiene ni difamación ni insultos hacia el pueblo de Panajachel, Sololá, ni hacia personas particulares. Se trata de un relato sobre su experiencia después de publicar una columna y recibir amenazas a consecuencia de ello.
    • Ignoro cuáles son las instituciones de prestigio a las cuales han solicitado verificar la denuncia de Lucía Escobar. Sí conozco, no obstante, que el Ministerio Público (MP) -la única institución comandada por la Constitución Política de Guatemala para investigar hechos criminales- está a cargo de este proceso. Sus resultados serán legales y legítimos y, como en cualquier caso, esperamos objetividad en ellos.
    • No es necesaria una manifestación popular para convencer de que Lucía Escobar tiene un vínculo con Panajachel, Sololá: basta leer las columnas que escribió durante seis años para conocer cuál es su relación con la comunidad. En el pasado, por ejemplo, cada enero, lectores de elPeriódico, nos enteramos a través de sus textos sobre los esfuerzos para becar niños en la Escuela Integral Santiaguito y salvar un grado. Y sus historias sobre la Telesecundaria de Chajul, revelan la sensibilidad de una reportera hacia el medio que la rodeaba. Hay cinco bibliotecas en el área -dos en Sololá- que se han beneficiado de sus campañas por recolectar libros. Puedo anotar acá más proyectos que ella impulsó, pero ¿a quién debo convencer?
    • Este post y dicha entrevista no nació en concierto con ninguna campaña mediática contra nadie. Nació ante la amenaza contra el periodismo, flagrante y abierta –por citar una sola evidencia– en un vídeo aún vigente en YouTube.
    • En este post , además, es evidente un lamento que todavía subsiste: la violencia que padece un pueblo en un país marcado por los abusos. ¿Dónde está el cuerpo de Gilberto Pishica Senté Senté? ¿Quién se solidariza con su viuda, Lorena Caal? Lucía Escobar fue una periodista que alzó la voz por estas víctimas.

    • AJ 1 year ago   Reply

      ¿Dónde está el cuerpo de Gilberto Pishica Senté Senté?”
      Puede decirse que es un secreto a voces el que una patrulla se llevó a “Pishica” ese 4 de octubre. Sin embargo el único testigo de la desaparición (con quien hemos hablado nosotros, algo que ningún f… periodista ha podido hacer) da versiones contradictorias de lo sucedido aquella noche.

      “¿Quién se solidariza con su viuda, Lorena Caal? Lucía Escobar fue una periodista que alzó la voz por estas víctimas.”
      ¿Es solidarizarse con Lorena Caal el llevarse las palmas por una lucha que ella (L. Caal) inició pegando carteles en Panajachel donde reclamaba la aparición de su marido? No señora, ese es oportunismo y nada más.

      Lorena Caal es una mujer valiente mientras que Lucía Escobar es una oportunista sin límites. Esa es la diferencia.

  9. PAMI 1 year ago   Reply

    Felicitamos a la señora Escobar de parte de los estudiantes de la niñez trabajadora de PAMI, la señora nos ayudo mucho cuando la alcaldía de Panajachel nos quería sacar de nuestra sede. fuimos voluntarios en varios festivalitos y asi pudinos tener axeso al arte y el cine de Guatemala gratis, algo que nadie hiso por nosotros. Los jovenes sufrimos represion durante el tiempo que estuvieron las jutnas de seguridad, nos registraban y hostigaban, ahora podemos estar tranquilos.

  10. Rene Maldonado 1 year ago   Reply

    Me encanta cuando la periodista Escobar responde diciendo – me niego rotundamente a odiar.
    Y concidero este el punto del problema.

    Cuando en Panajachel se organizó la comunidad a ayudar – desde el odio -
    la comunidad se tapo la cara, hizo fuegos en las calles, detuvieron personas, las atacaron, e incluso huebo un muerto.
    Cuando las comunidades se organizan y ayudan – desde el amor – se genera solidaridad, convivencia pacífica, apoyo mutuo, se trabaja a plena luz del día, todos se conocen y, por supuesto, nunca hay violencia, mucho menos cadáveres.

    Construyamos desde el amor, no desde el odio. esa es la diferencia.

    Lucía Escobar, mando desde mi humilde silla un abrazo sincero, agradezco todo lo que hizo por Atitlán y le deseo todo el éxito que una mujer como usted se merece. adelante!

  11. Lucía Escobar 1 year ago   Reply

    Señoras organización Utz bey:
    Las pruebas de mis “supuestas amenazas” (como ustedes dicen) las tiene la Fiscalía de Delitos contra la prensa. En base a esas pruebas fue ligado a proceso el Señor Juan Manuel Ralón, a quienes ustedes defienden en ese video de TvMaya (por cierto ese señor tiene más de 8 procesos diferentes en su contra por múltiples delitos que van desde estafa, hasta coacción, amenazas, etc). La fiscalía agrego el delito de discriminación y racismo hacía mi persona, además de amenazas tras los análisis y los peritajes que los expertos hicieron del video, que a continuación les dejó, donde hay pruebas contundentes de la usurpación de funciones que la COmisión Municipal de Seguridad de Panajachel cometió, entre otros delitos: http://www.youtube.com/watch?v=IzyZ2rH6mCk Lo que ha perjudicado al pueblo de Panajachel no son mis denuncias en prensa ni ninguna campaña mediática, es la anarquía, el desorden y los criminales que de noche y anónimamente se dedican a jugar a justicieros.

    • AJ 1 year ago   Reply

      De todo este relajo se han publicado solo medias verdades, la oportuna versión de Lucía Escobar, cuya victimización le ha traído muchos beneficios personales y un inmerecido protagonismo que de otra manera jamás conseguiría dada su mediocre capacidad profesional como periodista.

      Aquí algunos detalles que nos gustaría mencionarle a Claudia Méndez A.

      1. Juan M. Ralón y Víctor Anleu han sido condenados por delitos cometidos en contra de Gerardo Montejo y otro hombre conocido como “El Gato” Díaz. Ambos son conocidos en Panajachel por ser narcotraficantes y secuestradores. Esa fué la justificación para expulsar al primero de forma ilegal del pueblo.
      Los dos afectados por las medidas ilegales del comité de seguridad denunciaron y siguieron un proceso legal en contra de los ofensores hasta conseguir sentencias en dos casos y la liberación de la MAYORÍA de los demás acusados.
      Actualmente ambos, G. Montejo y “El Gato” Díaz se pasean armados por el pueblo y se jactan de haber “pisteado y comprado” al fiscal Tenas, a testigos e incluso al juez que dictó la sentencia. De Lucía Escobar, ambos, Montejo y Díaz, dicen que “supo sacarle raja” al conflicto y que “no tuvo los huevos” para llevar el proceso legal hasta sus últimas consecuencias. Ninguno de los condenados tiene cargos por delito alguno en contra de Lucía Escobar.

      Explíquenos, Claudia Méndez Arriaza, cuál es el heroísmo de quien hace acusaciones en la prensa que posteriormente no puede probar en los tribunales?

      2. Pocas personas en Panajachel saben quién es Lucía Escobar o qué es lo que ella ha escrito en los medios. Por qué? Porque ellos, los vecinos que no leen los medios capitalinos impresos, saben quién ha puesto las denuncias y financiado los procesos legales en contra de los hoy condenados y los otros (la mayoría) de los absueltos, pero no saben que ha existido también una campaña mediática en favor de una sola persona: Lucía Escobar.

      3. Nosotros, AJ, hicimos una serie de videos, que colgamos en Youtube y que luego retiramos para no interferir con el proceso legal. En ellos evidenciamos las contradicciones y medias verdades de Lucía Escobar.
      Escobar antes de responder a nuestros señalamientos, optó por el camino fácil de la victimización: el que tantos beneficios le ha traído. Además, nos acusó de ser socios de Teresa Coello y demás miembros del comité. Esto último es falso y si bien optamos por proteger nuestra identidad, lo hacemos por la seguridad de nuestras familias puesto que detrás de este conflicto hay intereses oscuros y mucho, mucho dinero blanco. No tenemos ninguna relación con los involucrados en el conflicto y, a diferencia de doña Vicky de García que aquí comenta como PAMI y que tiene intereses políticos en Panajachel, nosotros solo somos un grupo de vecinos preocupados por la nefasta imagen que los medios de comunicación han proyectado del pueblo; esto gracias a su única fuente de información: Lucía C. Escobar.
      Nosotros, AJ, no estamos a favor de la comisión de delitos, sean estos cometidos por el comité o por el crímen organizado y sus patrocinados.

      4. Tenemos suficiente material para sustentar nuestras afirmaciones. Por mucho que Lucía Escobar, Juan Miguel Arrivillaga y sus amigos se empeñen en descalificarnos a nosotros (mientras ignoran o fingen ignorar nuestros señalamientos directos), más temprano que tarde la verdad total verá la luz aunque esto haga quedar como mentirosos a Lucía Escobar, a Martín Rodríguez y a su jauría de turistas españoles que pasan por periodistas.
      Todos los criminales deben estar en la cárcel, sean patrulleros o narcosecuestradores, así como los mentirosos y manipuladores deben estar lejos de los espacios públicos, lejos de donde pueden engañar a la gente.

      We are Anonymous Jucanya. We do not forgive. We do not forget. Expect us

  12. Organización UTZ BEY 1 year ago   Reply

    Las mujeres nos estamos organizando para apollar a nuestros esposos y hemos descubierto muchas cosas la verdad esta apareciendo y ya lo estamos celebrando era necesario celebrar doña Lucía.
    La unica prueba que hasta ahora tienen de las amenazas es el video donde aparece el señor Juan manuel Ralón dando respuesta a las aseveraciones que usted hace, sabemos que no hay más pruebas de amenazas ni a su telefono ni por internet.
    Nosotros somos un pueblo tranquilo, solidario que abrimos nuestro corazón a las personas que quieran vivir segun nuestra cultura si usted nos ve con anarquía, desoden y con criminales de noche es su problema. Nosotros aquí vivimos tranquilos y tanto ataque que recibimos nos ayudó mucho a unirnos y a organizarnos más porque queremos lo mejor para Panajachel y también lo queremos libre de drogas

Trackbacks For This Post

  1. Anales de la Era Gutenberg: cómo se pierde la traducción de una … | Campos en Buenos Aires - 1 year ago

    [...] Guatemala: Lucía y &#406&#959&#1109 encapuchados q&#965&#1077 amenazan &#1072&#406 periodismo, por … [...]

Leave a Reply