Una nueva internacional revolucionaria, financiada por los EEUU, por Pública

19 junio, 2012

 Aquí se puede leer la versión original de este artículo, en portugués, producido por la Agencia Pública. Y aquí, un artículo previo del puercoespín, en que se habla del método exportado por Canvas a todo el mundo.

 

En el canto superior del documento, un puño cerrado estampa la marca de la organización. En el cuerpo del texto se lee: “Hay una tendencia presidencialista fuerte en Venezuela. ¿Cómo podemos cambiarlo? ¿Cómo podemos trabajar sobre eso?”. Más abajo, el lector encuentra las siguientes frases: “Economía: el petróleo es de Venezuela, no del gobierno. Es su dinero, és su derecho… El mensaje debe ser adaptado para los jóvenes, no solo para los estudiantes universitarios… Y las madres, ¿qué quieren? Control de la ley, una policía que actúa bajo el mando de la autoridades locales. Vamos a proveer los recursos necesarios para ello”.

El texto no está en español ni fue escrito por un miembro de la oposición venezolana. Escrito en inglés, fue producido por un grupo de jóvenes con base en el otro lado del mundo –en Serbia.

El documento “Análisis de la situación en Venezuela, enero de 2010”, producido por la organización Canvas, cuya sede se halla en Belgrado, figura entre los documentos de la empresa de inteligencia Stratfor filtrados por WikiLeaks.

La última filtración de WikiLeaks – a la que tuvo acceso Pública– muestra que el fundador de esta organización se escribía siempre con los analistas de Stratfor, empresa que combina periodismo, análisis politico y métodos de espionaje para vender “análisis de inteligencia” a clientes que incluyen corporaciones como Lockheed Martin, Raytheon, Coca-Cola y Dow Chemical –para la cuales monitoreaba las actividades de los ambientalistas que se oponían a ellas–, además de la Marina norteamericana.

Canvas (sigla en inglés de “Centro para el Conflicto y las Estrategias No Violentas”) fue fundada por líderes estudiantiles de Serbia que participaron de la exitosa revuelta que derribó al dictador Slobodan Milosevic en 2000. Durante dos años, los estudiantes organizaron protestas creativas, marchas y actos que terminaron desestabilizando al regimen. Después, reunieron ese capital de conocimiento en manuales y comenzaron a dar clases a grupos de oposición de diversos países sobre cómo organizarse para derrotar al gobierno. Fue así que llegaron a Venezuela, donde comenzaron a entrenar a líderes de oposición en 2005. En su programa de TV, Hugo Chávez acusó al grupo de golpista y de estar al servicio de los Estados Unidos. “Es el llamado golpe suave”, dijo.

Los nuevos documentos analizados por Pública muestran que si Chávez no estaba totalmente en lo cierto, tampoco estaba totalmente errado.

El origen serbio

“Fueron diez años de organización estudiantil, durante los años 90”, dice Ivan Marovic, uno de los estudiantes que participaron de las protestas contra Milosevic, pero que no tiene relación con el grupo Canvas. “Al final, llegó el apoyo del exterior. Sería tonto negarlo. Ellos tuvieron un papel importante en la etapa final. Sí, los Estados Unidos dieron dinero, pero todo el mundo dio dinero: alemanes, franceses, españoles, italianos. Todos colaboraban, porque ya nadie más apoyaba a Milosevic”, declaró en una entrevista a Publica.

“Dependiendo del país, daban de un determinado modo. Los norteamericanos tenían un ‘brazo’ formado por ONGs muy active en el apoyo a ciertos grupos; otros países como España no tenían y nos apoyaban a través del Ministerio del Exterior”. Entre las ONGs citadas por Marovic están la National Endowment for Democracy (NED), una organización financiada por el Congreso norteamericano, la Freedom  House y el International Republican Institute (IRI), ligado al Partido Republicano – ambos cuentan con abultados financiamientos de la USAID, la agencia de desarrollo norteamericna que capitaneó los movimiento golpistas en América Latina en los años 60, inclusive en Brasil.

Todas esas ONGs son viejas conocidas de los gobiernos latinoamericanos, incluyendo a los más recientes.

Fue el IRI, por ejemplo, el que suministró “cursos de entrenamiento politico” a los 600 líderes de la oposición haitiana en República Dominicana en 2002 y 2003. El golpe contra Jean-Baptiste Aristide, presidente democráticamente elegido, ocurrió en 2004. Investigado por el Congreso de los Estados Unidos, el IRI fue acusado de estar detrás de dos organizaciones que conspiraron para derribar a Aristide.  En Venezuela, la NED envió US$ 877.000 a grupos de oposición en los meses previos al fallido golpe de Estado de 2002, según reveló el New York Times. En Bolívia, según documentos del gobierno norteamericano obtenidos por el periodista Jeremy Bigwood, socio de Pública, la USAID mantuvo un  “Bureau para Iniciativas de Transición”, que invirtio US$ 97 millones en proyectos de “descentralización” y “autonomías regionales” desde 2002, fortaleciendo a los gobiernos estaduales que se oponen a a Evo Morales.

A preguntas de Pública, el líder de Canvas, Srdja Popovic, dijo que la organización no recibe fondos gubernamentales de ningún país y que su mayor financista es el empresario serbio Slobodan Djinovic, que también fue líder estudiantil.

Pero un PowerPoint de presentación de la organización, filtrado por WikiLeaks, señala como socios de Canvas al IRI y a Freedom House, que reciben abultados aportes de la USAID.

Para el investigador Mark Weisbrot, del instituto Center for Economic and Policy Research, de Washington, organizaciones como el IRI y Freedom House “no están promoviendo la democracia”. “La mayor parte del tiempo están promoviendo lo opuesto. Generalmente promueven las políticas norteamericanas en otros países, y esto significa la oposición a los gobiernos de izquierda, por ejemplo, o a los gobiernos que no gustan a los Estados Unidos”.

 

Fase dos: de Bolivia a Egipto 

Vista a través del mismo PowerPoint, la actuación de Canvas impresiona. Entre 2002 y 2009, realizó 106 talleres con 1800 participantes en 59 países. No todos están lejos del afecto norteamericano–Canvas entrenó activistas, por ejemplo, en España, en Marruecos y en Azerbaiján–, pero la lista incluye a muchos de los que sí: Cuba, Venezuela, Bolivia, Zimbabwe, Bielorrusia, Corea del Norte, Siria e Irán.

Segun la propia Canvas, su actuación fue importante en todas las llamadas “revoluciones de colores” que se esparcieron por los ex países de la Unión Soviética en los años 2000.

El documento señala como “casos exitosos” la transferencia de conocimiento al movimiento Kmara en 2003 en Georgia, grupo que lanzó la Revolución Rosa y derribó al presidente; una ayudita a la Revolución Naranja, en 2004, en Ucrania; entrenamiento de grupos que hicieron la Revolución e los Cedros en 2005 en Líbano; diversos proyectos con ONGs en Zimbabwe y una coalición de oposición a Robert Mugabe; entrenamiento de activistas de Vietnam, Tíbet y Burma, además de proyectos en Siria y en irak con “grupo pro-democracia”. Y, en Bolivia, “preparación de las elecciones de 2009 con grupos de Santa Cruz”, conocidos como el grupo de más férreos adversarios de Evo Morales.

Hasta 2009, el principal manual del grupo, “Lucha no violenta –50 puntos cruciales” ya había sido traducido a cinco lenguas, incluyendo el árabe y el farsi.

Una de las acciones de Canvas que ganó mayor visibilidad fue el entrenamiento del liderazgo del movimiento 6 de Abril, considerado el embrión de la Primavera egipcia. El movimiento comenzó a ser organizado por Facebook para protestar en solidaridad con los trabajadores textiles de la ciudad de Mahalla al Kubra, en el Delta del Nilo. Fue la primera vez que la red social fue utilizada para este fin en Egipto. A mediados de 2009, Mohammed Adel, uno de los líderes del 6 de Abril viajó hasta Belgrado para ser entrenado por Popovic.

En los emails dirigidos a los analistas de Stratfor, Popovic se jacta de mantener relaciones con los líderes de ese movimiento, en especial con Mohammed Adel –que se tornó una de las principalesfuentes de información respect del levantamiento en Egipto en 2011. En la comunicación interna de Stratfor, es mencionado con el código RS501.

“Acabamos de hablar con algunos de nuestros amigos en Egipto y descubrimos algunas cosas”,  informa él mismo el día 27 de enero de 2011. “Mañana, la Hermandad Musulmana llevará su fuerza a las calles, entonces puede ser aún más dramático… Nosotros obtuvimos mejores informaciones sobre estos grupos y cómo están organizados en los últios días, pero aún estamos intentando mapearlos”.

 

Documentos de Stratfor

Los documentos filtrados por WikiLeaks muestran que Canvas actúa de manera menos independiente de lo que desea aparentar. En por lo menos dos ocasiones, Srdja Popovic contó por email que había participado en reunions del Consejo de Seguridad Nacional (CSN) del gobierno norteamericano.

La primera reunión mencionada ocurrió el día 18 de diciembre de 2009 y el tema agendado era Rusia y Georgia. En la época, integrabaa el CSN un “gran amigo” de Popovic –en sus propias palabras–, el consejero senior de Obama para Rusia, Michael McFaul, que ho yes embajador norteamericano en ese país.

En el mismo encuentro, según relató más tarde Popovic, se trató el financiamiento de los opositores a Irán a través de grupos pro-democracia, tema de especial interés para él. “La política para Irán es confeccionada en el CSN por Dennis Ross. Tiene una función creciente sobre Irán en el Departamento de Estado bajo el Secretario asistente John Limbert. Los presupuestos para programas pro-democracia en Irã aumentaron de US$ 1,5 millones en 2004 a US$ 60 millones en 2008 (…) Después del 12 de junio de 2009, el CSN decidió neutralizer los efectos de los progremas existents, que comenzaron con Bush. Aparentemente, la lógica era los EUA no querían ser vistos intentando interferer en la política interna de Irán. Los EUA no quieren dar una excusa al regimen iraní para rechazar las negociaciones sobre el programa nuclear”, protesta el serbio, para quién el gobierno de Obama estaría actuando como “un elefante en una tienda de vajilla” con su nueva política. “Como resultado, fueron rechazados los pedidos de fondos del Iran Human Rights Documentation Center, la Freedom House, IFES e IRI”, describe en un email a inicios de enero de 2010.

La otra reunion de Popovic en el CSN habría ocurrido a las 17 horas del día 27 de julio de 2011, según Popovic relató a la analista Reva Bhalla.

 

La CIA de Austin

“Estos tipos son impresionantes”, comentó, en un email entusiasmado, el analista da Stratfor para el Este europeo, Marko Papic. “Abren una sucursal en un país e intentan derribar al gobierno. Cuando bien utilizados son un arma más podersa que un batallón de combate de la Fuerza Aérea”.

Marko explica a sus colegas de Stratfor que Canvas –en sus palabras, un grupo tipo “exporte-una-revolución” –  “aún depende del financiamiento de los Estados Unidos y básicamente anda por el mundo intentando derribar dictadores y gobiernos autocráticos (aquellos que no gustan a los Estados Unidos)”. El primer contacto con el líder del grupo, que se volvería su fuente, se dio en 2007. “Desde entonces han pasado inteligencia sobre Venezuela, Georgia, Serbia, etc.”.

En todos los emails, Popovic demuestra un gran interés en intercambiar informaciones con Stratfor, a la que llama la “CIA de Austin”. Para eso, se vale de sus contactos entre activistas de diferentes países. Además de mantener relación con una empresa de su misma filiación ideological, se establece un provechoso trueque de información. Por ejemplo, en mayo de 2008, Marko le dice que supo que la inteligencia china estaría considerando atacar a la organización por su trabajo con activistas tibetanos. “Eso era ya esperado”, responde Srdja. El 23 de mayo de 2011, él pide informaciones sobre la autonomía regional de los kurdos e Irak.

 

Venezuela

Uno de los temas mas frecuentes en la conversación con analistas de Stratfor es Venezuela; Srdja ayuda a los analistas a entender qué piensa la oposición. Toda la comunicación, escribe Marko Papic, se realiza por un email seguro y encriptado. Además, en 2010, el líder de Canvas fue hasta la sede de Stratfor en Austin para dar un briefing sobre la situación venezolana.

“Este año vamos a aumentar definitivamente nuestras actividades en Venezuela”, explica el serbio en un email de presentación de su “Análisis de la situación en Venezuela”, el 12 de enero de 2010. Para las elecciones de septiembre de ese año, relata que “estamos en contacto cercano con activistas y con personas que están intentando ayudarlos”, y pide que el analista no difunda o publique  esta información. El documento, enviado por email, sería el “fundamento de nuestro análisis de lo que planeamos hacer en Venezuela”. Al día siguiente, reitera en otro email: “Para explicar el plan de acción que enviamos, es una guía de cómo hacer una revolución, obviamente”.

El documento, al que Pública tuvo acesso, fue escrito a inícios de 2010 por el “departamento analítico” de la organización y detalla, además de los pilares de apoyo a Chávez, enumerando las principales instituciones y organizaciones que sirven de respaldo al gobierno (entre ellas, los militares, la policía, la justicia, los sectores nacionalizados de la economía, los maestros y el consejo electoral), los principales líderes con potencial para formar una coalición eficiente y sus “aliados potenciale” (entre ellos, estudiantes, la prensa independiente e internacional, sindicatos, la federación venezolana de profesores, el Rotary Club y la iglesia católica).

La indicación de Canvas parece, al final, ser acertada. Entre los principales líderes de la oposición que tendrían capacidad de unificarla están Henrique Capriles Radonski, gobernador del Estado de Miranda y candidato de oposición en las elecciones presidenciales de octubre por la coalición Mesa de Unidad Democrática, además del alcalde de Caracas, Antonio Ledezma, y del ex alcalde del municipio de Chacao, Leopoldo Lopez Mendoza. Dos líderes estudiantiles, Alexandra Belandria, del grupo Cambio, e Yon Goicochea, del Movimiento Estudiantil Venezolano, también son incluidos.

El objetivo de la estrategia, relata el documento, es “proveer una base para un planeamiento más detallado, potencialmente realizado por los actores interesados y por Canvas”. Ese plan “más detallado” sería desarrollado posteriormente con las “partes interesadas”.

En otro email, Popovic explica: “Quando alguien pide nuestra ayuda, como es el caso de Venezuela, normalmente nosotros preguntamos: ‘¿qué haría usted?’ (…) En este caso, tenemos tres campañas: unificación de la oposición, campaña para la elección de septiembre (…). En circunstancias NORMALES, los activistas vienen a nosotros y trabajan exactamente en este tipo de formato en un taller. Nosotros apenas los guiamos y por eso los planes acaba siendo tan eficiente, porque son los activistas quienes los crean y son totalmente de ellos, auténticos. Nosotros apenas proveemos las herramientas”.

Pero en Venezuela una cosa fue diferente, explica Popovic: “En el caso de Venezuela, por causa del completo desastre en que está, por causa de las sospechas entre grupos de oposición y de la desorganización, nosotros tuvimos que hacer este análisis inicial. Si realizan los próximos pasos depende de ellos, o sea, si entienden que por causa de la falta de UNIDAD pueden perder la competencia electoral antes incluso que comience”.

Aquellos que recibieron el análisis (como el personal de Stratfor, por ejemplo) se enteraron de que, según la lógica de Canvas, los principales temas a ser explotados en una campaña de oposición en Venezuela eran:

- Crimen y falta de seguridad: “La situación se deterioró tremendamente y dramáticamente desde 2006. Motivo para el cambio”.

- Educación: “El gobierno se está ocupando del sistema de educación: los maestros deben ser acicateados. ¡Tienen que perder sus empleos o someterse! Necesitan ser alentados y habrá un riesgo. Tenemos que convencerlos de que los consideramos como (parte de) la alta esfera de la sociedad; ellos detentan una responsabilidad que valoramos muchos. Los maestros van a motivar a los estudiantes. ¿Quién influirá sobre ellos? ¿Cómo vamos a conmoverlos?”.

- Jóvenes: “Es necesario dirigir un mensaje a los jóvenes en general, no solo a los estudiantes universitarios”.

- Economía: “El petróleo es de Venezuela, no del gobierno; ¡es su dinero, es su derecho! Programas de bienestar social”.

- Mujeres: “¿Qué quieren las madres Control de la ley, la policía actuando bajo órdenes de las autoridades locales. Nosotros proveeremos los recursos necesarios para ello. No queremos más matones”.

- Transporte: “Los trabajadores necesitan llegar a sus empleos. Es su dinero. Nosotros debemos exigir que el gobierno se ocupe y cómo están las coasas no lo conseguiremos”.

- Gobierno: “Redistribución de la riqueza. Todos deben tener una oportunidad”.

- “Hay una fuerte tendencia presidencialista en Venezuela. ¿Cómo podemos cambiarla? ¿Cómo podemos trabajar en ello?”.

Al final del email, Popovic termina con una crítica grosera a los mismos venezolanos que busca articular: “Sin embargo, no existe una cultura de la seguridad en Venezuela. Son retardados y hablan más que su propio culo. Son un chiste”.

A preguntas de Pública, el líder de Canvas negó que la organización elabore análisis y planes de acción revolucionarios a pedido. Y fue mucho menos entusiasa con relación a su “guía” para Venezuela.

“Nosotros enseñamos a las personas a analizar y entener conflictos no violentos –y durante el proceso de aprendizaje pedimos a los estudiantes y participantes que utilicen las herramientas que se presentan en el curso. ¡Y nosotros también aprendemos con ellos! Despues, utilizamos el trabajo que ellos realizan y lo combinamos con informaciones públicas para crear un estudio de caso”, afirmó. “Y este es transformado en análisis más largos por dos pasantes. Utilizamos estos análisis en nuestras investigaciones y los compartimos con estudiantes, activistas, investigadores, profesores, organizaciones y periodistas con los cuales cooperamos –que están interesados en entender el fenómeno del poder popular”.

Popovic tambien respondió a críticas realizadas por Hugo Chávez en su programa de TV: “Es una formula bien conocida … Por décadas, los regímenes autoritarios de todo el mundo han hecho acusaciones del tipo ‘revoluciones exportadas’, como la principal causa de los levantamientos en sus países. El movimiento por la democracia en Serbia fue, claro, acusado de ser una ‘herramienta de los Estados Unidos’ por la TV estatal y por Milosevic antes de que los estudiantes derribaran el regimen. Eso también ocurrió en Zimbabwe, Bielorrusia, Irán…”.

El ex-colega del movimento estudantil, Ivan Marovic – que aún hoy da conferencias sobre cómo ocurrió la revuelta contra Milosevic, pero no forma parte de Canvas – concuerda con él: “Es imposible exportar una revolución. Yo siempre digo en mis charlas que lo más importante para un cambio social exitoso es tener a la mayoría de la población de su lado. Si el presidente tiene a la mayoría de la población del lado de él, nada ocurrirá”.

Marovic evalua, a la vez, que hubo un cambio de percepción del “brazo de ONGs” de los gobiernos occidentales, en especial de los Estados Unidos, después de la revolución en Serbia en 2000 y las “revoluciones de colores” que le siguieron en el Este europeo. “Un mes después de que derrocamos a Milosevic, el New York Times publicó un artículo diciendo que quien realmente derrocó a Milosevic fue la asistencia financiera norteamericana. Están agrandando su papel. Y ahora creen que la plata de los Estados Unidos puede derribar un gobierno. Intentaronlo mismo en Bielorrusia, dieron un montón de dinero a las ONGs, y no funcionó”.

El investigador Mark Weisbrot concuerda en los términos: está claro que ningún grupo extranjero, aún menos un grupo pequeño, puede causar una revolución en un país. Para él, no es el dinero del gobierno norteamericano –sea a través de ONGs pagadas por el Consejo Nacional de Seguridad, por la USAID o por el Departamento de Estado – lo que hace la diferencia. “La élite venezolana, por ejemplo, no necesita ese dinero. Lo que estos grupos financiados por los Estados Unidos agregan, antiguamente y hoy, son dos cosas: una es la habilidad y el conocimiento necesarios para subvertir regimens. Y la sgunda cosa es que ese apoyo tiene un papel unificador. La oposición puede estar dividida y ellos la ayudan a unificarse”. Para él, muchas veces el patrocinio norteamericano tiene una “influencia perniciosa” sobre movimientos legítimos. “Siempre hay personas, grupos, luchando por la democracia en estos países, con una variedad de demandas: reforma agrarian, protecciones sociales, empleo… Y lo que ocurre es que ellos capitanean todo el movimiento con un montón de dinero, inspirados por políticas que interesan a los Estados Unidos. Muchas veces, los grupos democráticos que reciben el dinero terminan cayendo en el descrédito”.

Cliquee aquí para ver todos los documentos en el sitio de WikiLeaks.

 

, , , , , , , , , , , , , , , , , antropologías

2 Comments → “Una nueva internacional revolucionaria, financiada por los EEUU, por Pública”

  1. Boris Muñoz 1 year ago   Reply

    Interesante artículo, con buena información. Criticaré dos cosas sobre el caso venezolano al que se refiere de modo amplio pero superficial. La información que se maneja no es nueva, sino bastante antigua y carente del contexto apropiado. El movimiento estudiantil nació de una acción represiva del gobierno y a partir de ahí desarrollo ramificaciones que, por la vía de la lucha no violenta, lo llevaron a vincularse con las ideas de Gene Sharp, y por medio suyo a OTPOR, CANVAS, etc. Sin embargo, es difícil creer que Chávez tenía algo de razón con su idea del “golpe lento”. En aquel momento, aunque ya pequeños grupos de lucha no violenta estaban actuando, no se planteaba derribar al gobierno sino hacerlo retroceder en el cierre de la televisora RCTV. La agenda de temas políticos delineada por CANVAS no tiene nada de original o confidencial. Se trata de una agenda de dominio público que se discute todos los días en Venezuela. Por último creo que hay una gran debilidad en las fuentes consultadas. El economista Weisbrot es un publicista oficioso -pagado o no, eso es lo de menos- del gobierno venezolano. Sus análisis económicos, recogidos en artículos, presentan datos duros que dibujan la idea de un país pujante y próspero, más parecido a una isla de fantasía o un Neverland, que la difícil realidad económica del 99% de los venezolanos. Eso se deba quizás a que su fuentes pertenecen sobre todo a cifras de gobierno no siempre rigurosas o al 1% que compone la élite oficialista. Entrevistar a fuentes venezolanas , que las hay muchas, habría ayudado a comprender mejor estos temas difíciles. Aparte de eso, pese el encomiable acopio de fuentes, siento que hace falta mayor contexto para entender mejor las alianzas entre estos movimientos y las agendas neoliberales promovidas por Washington. Hay otro elemento que debería plantearse puesto que da mucho qué pensar: la transnacionalización de las dinámicas políticas no es nada nueva, lo que es nuevo es su aceleración por vía de la globalización de las redes y el traslado rápido de recursos. Esto sin duda ha tenido alguna incidencia en que las llamadas “revoluciones de colores” fueran un modelo diferente a la tradicional lucha armada revolucionaria.

Trackbacks For This Post

  1. Una nueva internacional revolucionaria, financiada por los EEUU … – el puercoespin | Emails Masivos - 1 year ago

    [...] Una nueva internacional revolucionaria, financiada por los EEUU … – el puercoespin Posted by admin in Emails Masivos     Discussion [...]

Leave a Reply