Fascinación por lo extinto: vida y mito del Tigre de Tasmania.

7 junio, 2012

***

El Tigre de Tasmania (lobo marsupial o tilacino) es quizás el animal cuya desaparición ha despertado más dudas e intentos de reparación. Desde presuntos avistamientos en zonas donde nunca podría haber sobrevivido hasta intentos de clonación, este marsupial se ha constituido en un mito de la cultura de Tasmania.

Tenía el aspecto de un perro de gran tamaño con el pelo corto y una cola rígida que se extendía gradualmente del cuerpo, de manera similar a la de los canguros. Muchos colonos europeos, en su época, hicieron comparaciones directas con la hiena, debido a su postura y a su comportamiento general. Su pelaje pardo amarillento tenía entre trece y veintiuna rayas negras distintivas en la espalda, el torso y la base de la cola, que le ganaron el apodo de “tigre”. Las rayas están más marcadas en ejemplares jóvenes, y se decoloraban a medida que el animal envejecía. (…) Un elemento característico del tilacino era el inusual ángulo de máxima apertura de sus fauces. Esta capacidad puede verse en el video de más arriba (…).
Aunque llevaban mucho tiempo extinguidos en el continente australiano cuando llegaron los colonos europeos, los lobos marsupiales sobrevivieron hasta la década de 1930 en Tasmania. La zona de población más densa era el norte de la isla. Desde los primeros días de colonización europea, eran poco comunes, pero poco a poco se los empezó a culpar de numerosos ataques a ovejas; esto llevó a ofrecer recompensas en un intento de controlar su número. Una compañía, la Van Diemen’s Land Company, ofreció recompensas por matar lobos marsupiales desde 1830, y entre 1888 y 1909 el gobierno de Tasmania pagó 1 libra esterlina (£) por cabeza (10 chelines por los cachorros). En total se pagaron 2.184 recompensas, pero se cree que se mataron muchos más de los que se reclamaron. Su extinción suele atribuirse a estos esfuerzos constantes de los granjeros y cazadores de recompensas. También contribuyeron la introducción de los zorros, que competían por los alimentos, y la modificación de su habitat por los colonos. (…)
Pese a que había un movimiento a favor de la protección de los lobos marsupiales desde 1901, motivado en parte por la creciente dificultad de encontrar ejemplares para las colecciones de otros países, las circunstancias políticas impidieron que cualquier tipo de protección oficial se promulgara antes de 1936. La protección oficial de la especie por el Gobierno de Tasmania fue introducida el 10 de julio de 1936, cincuenta y nueve días antes de la muerte en cautiverio del último ejemplar conocido.

Leer el artículo completo aquí.

***

Existe cierta controversia en torno del último ejemplar vivo de tilacino (que se ve en esta filmación). En particular, el nombre Benjamin le fue dado por Mark Darby, quien en 1968 dijo haber trabajado en el zoológico de Hobart y que lo llamaba así cariñosamente. Sin embargo, no hay ningún archivo que indique que hubiera sido llamado de ese modo. Más aún: Alison Reid (la hija del curador del zoológico en la década del ’30) afirmó que no había ningún empleado con el nombre de Darby en ese momento.
Benjamin a su vez, no parece ser macho. De hecho, se desconoce el género de este espécimen, aunque algunos investigadores afirman a partir de la foto que se trata de una hembra.
El tercer debate gira en torno de su origen. Hay dos tendencias. Una considera que en febrero de 1924 fueron capturados una hembra y tres crías, luego transportados al zoológico de Hobart. Sobre la suerte de los tres cachorros, el doctor Eric Guiler anotó que uno murió en 1930 (y su cuerpo fue vendido al zoológico de Tasmania), el segundo murió de neumonía en 1935 y el tercero se trataría del último ejemplar conocido de tilacino, muerto (o muerta) en 1936. La segunda posición considera que el animal habría sido capturado en Florentine Valley en 1933 y vendido al zoológico de Hobart, donde murió tres años después. Desafortunadamente, no quedan registros completos sobre esos años.
Por último, también se debate qué causó la muerte de Benjamin. Algunos creen que se podría tratar de negligencia por parte de sus cuidadores. Durante los primeros días de septiembre de ese año, el clima presentaba picos templados por la mañana y extremadamente bajos por las noches, lo que probablemente causó que Benjamin muriera. De todas maneras, el día de su muerte, 7 de Septiembre, se conmemora en Australia el “Día Nacional de las Especies Amenazadas”.

Sobre su origen, se puede leer lo siguiente.

***

La llegada de los colonos europeas marcó el inicio del fin del tilacino, hasta su desaparición. La introducción de ovejas en 1824 puede ser visto como la declaración de guerra entre los colonos y el legendario Tigre de Tasmania. He aquí las batallas:
1830 La compañía Van Diemens Land Co. Pone precio a cada tilacino muerto.
1888 El parlamento de Tasmania pone un precio de £1 por cabeza de tilacinos.
1909 El gobierno cesa de ofrecer las recompesansas. Con más de 2184 recompensas pagadas.
1910 El tilacino es buscado por los zoológicos de todo el mundo.
1926 El zoológico de Londres paga un espécimen a £150.
1933 Es capturado en Florentine Valley el último espécimen conocido y es vendido al zoológico de Hobart.
1936 Muere ese espécimen, luego identificado como Benjamin.
1936 El tigre de Tasmania entre en la lista de animales en peligro de extinción.

Se puede leer este artículo en inglés.

***

Aún cuando está oficialmente extinguido, mucha gente cree que el lobo marsupial todavía existe. De vez en cuando se dice que ha sido visto en Tasmania, otras en Australia. La Australian Rare Fauna Research Association ha recopilado unas 3800 supuestas observaciones del animal en su territorio desde su fecha de extinción, en 1936. En el continente, las observaciones ocurren a menudo al sur de Victoria. Aun cuando muchas de las observaciones queden inmediatamente desmentidas, algunas han tenido mucha publicidad. En 1982, un investigador del Tasmania Parks and Wildlife Service, Hans Naarding, observó durante tres minutos por la noche lo que él consideró un lobo marsupial en un lugar cerca de Arthur River al noroeste del estado. Esta noticia trajo una extensa búsqueda de un año, financiada por el Gobierno. En enero de 1995, un oficial de los Parks and Wildlife afirmó haber observado un lobo marsupial en la región nordeste de Tasmania en plena madrugada. Aún así, las búsquedas posteriores no encontraron ningún rastro del animal.
En 1997, se informó que algunos habitantes y misioneros en las proximidades del monte Carstensz, en Papúa Occidental, habían visto lobos marsupiales. Parece que los habitantes los conocían desde hacía muchos años pero no habían hecho un informe oficial. En febrero del 2005, un turista alemán denominado Klaus Emmerichs afirmó haber tomado fotografías digitales de un lobo marsupial cerca del Parque Nacional Cradle Mountain-Lake St. Clair,pero las fotografías, que sólo mostraban la parte trasera del animal, se consideraron como no concluyentes (…)

Leer el artículo completo aquí.
***

En 1983, Ted Turner ofreció una recompensa de 100.000 dólares a quien aportara pruebas de la existencia del Tigre de Tasmania. Pero en 2000, en una carta de respuesta a un buscador de nombre Murray McAllister, Turner indicó que la recompensa había sido retirada. En marzo de 2005, la revista australiana The Bulletin, que se publica semanalmente en Sídney, ofreció una recompensa de 1,25 millones de dólares por la captura segura de un lobo marsupial vivo, como parte de las celebraciones de su 125 aniversario. Cuando la oferta expiró, a finales de junio de 2005, nadie había presentado pruebas de la existencia del animal. El operador turístico de Tasmania Stewart Malcolm ha ofrecido, a su vez, una recompensa de 1,75 millones de dólares.

Sin embargo, la captura es ilegal, de acuerdo con la legislación vigente, dado que la especie está protegida; por tanto, cualquier recompensa por su captura es inválida.

Leer el artículo completo aquí.

***

Es irónico que, después de extinto, este animal se haya transformado en un fenómeno cultural para la isla de Tasmania. Generó poemas, comics y hasta un personaje de una caricatura (Tazz, el demonio de Tasmania), pero más aún se transformó en un ícono para el pueblo de esa región. La escritora Julia Leigh cuenta:
“Fui a Tasmania para una investigación que dio lugar a mi novela, El cazador, que hablaba de un hombre que iba en busca del último tilacino -y lo encontraba en todas partes. Tasmania es una isla de 68 mil quilómetros cuadrados hacia el sur del continente australiano. Tiene dos ciudades principales, Hobart y Launceston; esta última adoptó el apodo de la Ciudad del Tigre.
De hecho, en la isla el tigre ha adquirido el estatus de figura regional, se lo puede ver en los escudos de las instituciones públicas, en la parte trasera de los colectivos de línea (Tiger Line) y en los equipos de fútbol, llamados los tigres. La cervecería más popular de la región, Cascade, muestra un último Tigre de Tasmania saliendo de la jungla. Los tiendas están llenas de remeras, llaveros, copas y platos con la figura del Tigre de Tasmania (…)”.

Leer el artículo en inglés aquí.

***

Pero esta fascinación no se detiene en remeras o etiquetas de cerveza. Hay quienes lo han visto corriendo en parques y en barrios urbanos. De hecho, durante 2003, en la localidad de Victoria, en el sur de Australia, al menos 20 testigos se quejaron ante el Gobierno por la presencia de tigres de Tasmania.
Michael Moss, que recabó información sobre los avistamientos, afirmó ante el Departamento de Sustentabilidad y Medio Ambiente que el gobierno está desoyendo la evidencia que el tilacino está vivo y reproduciéndose en Victoria. (…)
Su informe recabó 63 posibles avistamientos, principalmente en el Parque Victoria en Warrandyte, pero también en el State Park al noreste de esa Melbourne. Moss agregó que estos avistamientos fueron hechos por testigos creíbles, que dieron detalles acertados del marsupial. (…)
Aun así, desde la oficina de Parques de Victoria, Glen Jameson, que compiló los reportes de avistamientos en el área de Warrandyte entre 1991 y 1999, dijo que podría tratarse de un ejemplo de delirio colectivo.

Se puede leer aquí el artículo en inglés.

***

De todas maneras, no es lo más extravagante que ha generado el Tigre de Tasmania. En la década del noventa, El Australian Museum dio a conocer un proyecto que pretendía devolverlo a la vida por medio de la clonación. Para ello se intentó extraer ADN de una muestra que se conserva en alcohol. Algunos naturistas afirmaron que el dinero del proyecto debería utilizarse para la protección de otras especies amenazadas y no en el intento de traer una especie extinta de nuevo a la vida. También algunos colegas genetistas calificaron de absurdo el proyecto y candidatearon a su director, Michael Archer, a un “anti-premio” llamado Australian Skeptics Bent Spoon.

Si bien el grupo de investigadores afirmó que había logrado extraer ADN de la muestra, este no resultó utilizable y en 2005 el proyecto fue cancelado. Afines del mismo año, su director, Michael Archer, anunció que el proyecto pasaba a manos de un consorcio de universidades e instituciones privadas. Será cuestión de esperar.

Sobre la clonación del tilacino, se puede leer el siguiente artículo en inglés.

***

 

, , , , vidas, videosfrontpage

3 Comments → “Fascinación por lo extinto: vida y mito del Tigre de Tasmania.”

  1. Fulgencio 1 year ago   Reply

    Y bueno, ¡qué esperan para clonarlo!

  2. Osnaider 11 months ago   Reply

    Que interesante buena información sobre éste gran ejemplar

Trackbacks For This Post

  1. Tigre de Tasmania: Una víctima más de la acción humana | Fuentesdeciencia's Weblog - 1 year ago

    [...] de texto: http://www.elpuercoespin.com.ar/2012/06/07/fascinacion-por-lo-extinto-vida-y-mito-del-tigre-de-tasma… y [...]

Leave a Reply