Dictadura argentina: "Había que eliminar a un conjunto grande de personas", por Jorge Rafael Videla

15 abril, 2012

Las entrevistas que se publican a continuación forman parte de la investigación del periodista Ceferino Reato para su libro “Disposición final”. En él, el ex presidente Jorge Rafael Videla, hoy condenado por delitos contra la humanidad, admite que las llamadas “desapariciones” de personas durante su gobierno no eran otra cosa que asesinatos encubiertos y que el secuestro, la tortura y la muerte de miles de víctimas buscaba forzar un cambio económico, político y social en la Argentina. Este reconocimiento pone fin a la política de silencio impuesta por las conducción militar de esos años, que Videla encabezó, sobre la llamada “lucha contra la subversión”, es decir el terrorismo de Estado aplicado por el régimen militar entre 1976 y 1983 para disciplinar a la sociedad argentina dentro de un nuevo orden que, como él mismo explica, erradicara el “populismo”, impusiera una economía “liberal” y terminara con el activismo social y político. Más allá de la discusión que merecen las declaraciones parciales de Videla y el libro mismo de Reato, esta admisión es un gesto de importancia histórica, que puede abrir paso a otras confesiones y acabar con las ambigûedades y las negaciones respecto del terrible pasado argentino.

***

 

***

  • “La verdad es que durante cinco años hice prácticamente todo lo que quise. Nadie me impidió gobernar, ni la Junta Militar ni ningún factor de poder”
  • “Nuestro objetivo era disciplinar a una sociedad anarquizada; volverla a sus principios, a sus cauces naturales. Con respecto al peronismo, salir de una visión populista, demagógica, que impregnaba a vastos sectores; con relación a la economía, ir a una economía de mercado, liberal. Un nuevo modelo, un cambio bastante radical; a la sociedad había que disciplinarla para que fuera más eficiente. Queríamos también disciplinar al sindicalismo y al capitalismo prebendario.
  • El tema de los desaparecidos es ‘el’ tema presente, actual, que nos pesa como resabio de la guerra contra la subversión; el tema que ha quedado como herencia de esa guerra y el tema que compromete el futuro de la Argentina. Quiero decir: no hay futuro si no hay concordia, y no hay concordia si no se “blanquean” los hechos ocurridos; asuntos que hieren y que justifican los reclamos, válidos muchos de ellos aunque también hay especulación política sobre ellos.
  • “Se lavaron las manos [los empresarios]. Nos dijeron: ‘Hagan lo que tengan que hacer’, y luego nos dieron con todo. ¡Cuántas veces me dijeron: ‘Se quedaron cortos, tendrían que haber matado a mil, a diez mil más’! Era barato decir eso: ¡Mire el precio que tuve y que tuvimos que pagar! Y no me refiero sólo al precio objetivo de nuestra situación actual, de nuestra prisión actual, sino al precio subjetivo, a los planteos morales. Yo soy creyente, y esta situación me molesta. Confieso que tengo una molestia en el alma, que es cómo hacer para darle una solución a este problema.”
  • “No había otra solución; estábamos de acuerdo en que era el precio a pagar para ganar la guerra y necesitábamos que no fuera evidente para que la sociedad no se diera cuenta. Había que eliminar a un conjunto grande de personas que no podían ser llevadas a la Justicia ni tampoco fusilarlas. El dilema era cómo hacerlo para que a la sociedad le pasara desapercibido. La solución fue sutil -la desaparición de personas-, que creaba una sensación ambigua en la gente: no estaban, no se sabía qué había pasado con ellos; yo los definí alguna vez como ‘una entelequia’. Por eso, para no provocar protestas dentro y fuera del país, sobre la marcha se llegó a la decisión de que esa gente desapareciera; cada desaparición puede ser entendida ciertamente como el enmascaramiento, el disimulo, de una muerte.”
  • “La libertad de acción derivó en grupos que se manejaron con demasiada autonomía. Había una finalidad, que era lograr la paz sin la que hoy no habría una república. Pero los medios fueron tremendos.”
  • “Los detenidos eran alojados en lugares no comunes por razones de seguridad, que debían ser muy rigurosas, y además para tenerlos a mano para apretarlos cada vez que lo necesitáramos a cambio de nada o de algo. Son los mal llamados Centros Clandestinos de Detención, o los Lugares de Reunión de Detenidos, que era el término reglamentario.”
  • “Siempre se nos ha preguntado por las listas de desaparecidos; eso ya no es una novedad, porque las listas son las conocidas; habrá que depurarlas de casos que no corresponden, pero las listas, de hecho, están. El problema es que a partir de ellas se nos lleva a un final que no tiene respuesta, al menos en la mayoría de los casos: la pregunta final, definitiva, es dónde están los restos de cada uno de los desaparecidos. No hay respuestas. Habrá casos en que sí hay respuestas, pero no en todos, por lo cual es preferible nada para no sembrar desconfianza a partir de contradicciones. Y no hay respuestas en todos los casos por la misma modalidad [de la represión]. Las respuestas dependen de muchas personas, algunas de las cuales ya están muertas”.
Aquí, publicación original de estas frases de Videla.

, , , , , , , , , , , , antropologías, argentina, literatura

3 Comments → “Dictadura argentina: "Había que eliminar a un conjunto grande de personas", por Jorge Rafael Videla”

  1. natalia 2 years ago   Reply

    Que bien le viene la Democracia a hdp no? no creo que a los miles que asesinaron les haya dado el derecho de expresarse como él lo hace en la nota. No pude terminar de escucharlo me provoca nauseas.

  2. Yey 1 year ago   Reply

    Me resulta repugnante tener que escucharle, verle gesticular, hablar de los chicos que “sustrajeron” en sentido que le pudieran estar haciendo un favor. (Y)

  3. NATY 1 year ago   Reply

    respondiendo a varias preguntas sobre DONDE ESTAN LOS CUERPOS…bsquen en el PARQUE DE LA CIUDAD…ALLI IBAN LOS CAMIONES Y LOS AVONCITOS….EN ESOS PREDIOS QUE LUEGO TAPARON VILMENTE CON UN HERMOSO PARQUE “FANTASMA” DE DIVERSIONES….TETRICO HERMANOS! PERO ALLI HAY MUCHOS CHICOS DESPARRAMADOS!!!.

Leave a Reply