Tuareg: historia de una lucha en doce canciones

4 abril, 2012

Este fin de semana (del primero de abril de 2012), los rebeldes tuareg de África Occidenal avanzaron rápidamente, tomando las ciudades de Kidal, Gao y Timbuktú. Si Mali tiene la forma de una mariposa, los rebeldes afirman tener el control de su vasta ala norte. Los tuareg, durante largo tiempo amos a camello de las desiertos caminos perdidos del Sahara central, han peleado una y otra vez durante los últimos cincuenta años por un hogar en el desierto, autónomo del sur que habla mayormente bambara. Esta revuelta es la más exitosa hasta el momento, alimentada por un flujo de armas libias obtenidas en el último aliento de Muammar Gadafi. Hoy, el principal grupo rebelde, el Movimiento Nacional por la Liberación de Azawad (M.N.L.A.), afirma que ha avanzado tanto como pretendía y anunció que estaba listo para negociar. Pero una facción rebelde llamada Ansar Dine quiere imponer la Sharia (Ley Islámica) en todo el país, y esta mañana (3 de abril de 2012) su bandera negra fue vista ondeando sobre Timbuktu.
Mientras tanto, otro grupo de tuaregs gana terreno en Europa. Son la banda Tinariwen, y están en el medio de su última gira mundial. En febrero, Tinariwen ganó el Grammy al Mejor Álbum de Música Mundial por “Tassili”, que incluye participaciones de miembros de TV on the Radio y Wilco (…) Pero veinte años atrás, eran combatientes y no han excluido la posibilidad de volver a serlo. “¡Somos artistas militares!”, declaró recientemente Abdallah Ag Alhousseini, uno de los cantantes y guitarristas del grupo, a un periodista de Algérie News. “Hoy, si vemos que nuestros hermanos necesitan combatientes en lugar de músicos, iremos al frente, porque estamos siempre listos a responder al llamado de la preservación de nuestra tierra, nuestros valores y nuestra cultura. Eso es lo que hacemos con la música ¡y lo haremos de nuevo con las armas!”.
Hasta ahora, Abdallah se limitó a la música; esta semana, él y sus compañeros han actuado en Francia. Pero el campo de batalla está allí, con él, porque la historia de la insurrección tuareg está escrita en las letras de Tinariwen. Aquí, entonces, una breve muestra de cincuenta años de levantamientos tuareg según doce canciones de Tinariwen.
La primera rebelión tuareg en Mali tuvo un pico en 1963, poco después de que Mali obtuvo su independencia de Francia. Muchos tuareg sintieron que su nuevo país no era otra cosa que un nuevo colonizador, que controlaba sus vidas en el desierto desde otra distante metrópolis. El levantamiento fue un desastre. El líder de Tinariwen, el larguirucho de calmada intensidad Ibrahim Ag Alhabib, era muy joven entonces; su padre fue ejecutado por ayudar a los rebeldes. Ibrahim cantó sobre esa época en una de las primeras canciones que escribió, “Soixante Trois” (63, en francés):

El ’63 se ha ido, pero volverá
Esos días han dejado sus huellas
Mataron a los viejos y a un recién nacido
Se abalanzaron sobre los pastos y barrieron con el ganado…
El ’63 se ha ido, pero volverá
Ibrahim tenía razón. Pero antes llegó otro tipo de desastre: dos horribles olas de sequía y hambruna en el Sahara, a mitad de los ’70 y ’80. Sin trabajo y desesperados, incontables tuareg caminaron las largas millas de desierto hacia el norte hasta la Libia rica en petróleo, donde esperaban rascar un sustento como trabajadores migrantes. El poeta tuareg conocido como Japonais, alguna vez miembro de Tinariwen, canta sobre esos años en Libia en “Ahimana” (“Oh, Mi Alma”):

Querida Madre, desde que me fui a Libia con pasos pacientes
Llegué pero me he sentido sin rumbo
Busco dinero que necesito, del modo que sea
Pero rehúsa acumularse
En los ‘80, cuando Gadafi ofreció entrenamiento militar a los tuareg, miles respondieron al llamado –los miembros fundadores de Tinariwen entre ellos. Se conocieron en un campamento de entrenamiento libio y actuaron por primera vez allí. A pedido, tocaron una canción para el propio Gadafi. Fue en Libia que Ibrahim desarrolló el típico sonido de Tinariwen. En Tamashek, la lengua en que canta la banda, su estilo es a menudo llamado, simplemente, “música de guitarra”, adecuado, dado que el grupo puede hace sonar a la vez hasta a seis guitarristas juntos para crear un ritmo del desierto que deben tanto a John Lee Hooker como a las formas tradicionales tuareg.
A principios de los ’90, fieles a la predicción de Ibrahim en “Soixante Trois”, los tuareg se alzaron en Mali de nuevo, esta vez fortalecidos por su entrenamiento —y los miembros de Tinariwen se unieron a la lucha. A veces se ha dicho que Tinariwen dejó las armas por las guitarras, pero, en verdad, durante cierto tiempo empuñaron ambas. Cuando no estaban peleando, componían la música de los rebeldes. Sus canciones no sólo reivindicaban el levantamiento, lo alimentaban: cassettes con música de Tinariwen pasaron de mano en mano a través del desierto, en lo que su anterior manager, Andy Morgan, llamó el “pajarito con estéreo”. He aquí parte de “Tamatant Tilay” (“La Muerte está aquí”), con que Alhassane Ag Touhami, miembro de la banda, escribió en 1983:

Dejen que la sangre hierva si realmente tienen sangre en las venas
En la madrugada, tomen las armas y tomen las colinas
Matamos a nuestros enemigos y los volvemos águilas
Liberaremos a todos los que viven en las llanuras
En partes de Mali que fueron aisladas por el combate, los cassettes de Tinariwen eran, a veces, la única música grabada que se podía encontrar –como discos en una isla desierta, menos la isla. Una de sus mejores canciones combatientes es la jovial “Chet Boghassa” (“Las mujeres de Boghassa”), en la cual Abdallah promete recuperar un pueblo tuareg específico de manos del ejército de Mali (Desafortunadamente, la banda declinó incluir una traducción de sus letras en las notas de su álbum). La canción también muestra uno de los mejores efectos sonoros de la banda: el cruce de voces masculinas y femeninas.

“Fue duro para mí, durante la rebelión”, ha dicho Ibrahim. “Pero me curó. Olvidé todo, incluso la muerte de mi padre. Fue como una terapia”. En una canción llamada “Chatma”, canta:
El fuego ha estado ardiendo demasiado tiempo
En nuestros sueños perdidos
Por los animales quemados y los muertos de antaño
Debemos reunirnos en las puertas de Kidal
Y luchar
Tan fuerte como puedas
Arderás en tu fuego.

En 1992, el gobierno de Mali firmó un tratado de paz con los rebeldes y los días de lucha de Tinariwen terminaron. Siguieron años confusos y de fracturas, en los que los Tuareg se partieron por el tribalismo y el faccionalismo —parte de la comunidad se alzó, en parte alentada por las tácticas divisorias del gobierno malí—, lo que llevó a una sopa de siglas rebeles, de las que M.N.L.A. es apenas la última. Tinariwen comenzó a cantar acerca de la unidad, como en la canción “Toumast” (“El Pueblo”):
Un pueblo dividido nunca logrará su objetivo
Nunca cultivará una acacia de hermosas hojas
Un pueblo dividido perderá su camino
Cada parte se volverá un enemigo

Otra canción, “Tenalle Chegret” (“El Largo Hilo”), se refiere a la confusión de la guerra –lo que evoca la oscuridad de la rebelión actual, durante la cual el gobierno malí ha acusado a los rebeldes de hacer causa común con Al Qaeda en el Maghreb islámico. Los rebeldes niegan esto vehementemente y acusan, a su vez, al gobierno. Los hechos, hasta ahora, no han podido ser confirmados. Tinariwen ha expresado su apoyo sin ambigüedades a la causa del M.N.L.A., pero no es nada claro que una victoria rebelde acabe en un régimen que los apoye, a su vez. Como canta Ibrahim:
La revolución es un largo hilo,
que fácilmente se tuerce, difícilmente se estira

Después de muchos y largos años de luchas fallidas, Tinariwen comenzó a escribir canciones que fueran más allá de la música militante, en algunos casos reflexionando sobre la eficacia de la revuelta, como en “Imidiwan Afrik Temdam” (“Mis amigos de toda África”):
Tengo una pregunta, una pregunta que atormenta mi alma
Amigos míos,
¿La revolución es como esos árboles
Cuyas ramas crecerán si las regamos?
He vivido con esta obsesión durante diez años
Estoy entre hermanos
Amigos míos, ¿qué piensan?
Estos hombres han vivido con la opresión
Desde el día de su nacimiento
No pueden hacer crecer los árboles con su agua

O la canción “Amassakoul ‘n’ Ténéré” (“El Viajero del Desierto”), que parece cuestionar la realidad misma de la tribu y la comunidad:
Ustedes que están organizados
reunidos, caminando juntos
De la mano, viven
Un camino vacío de significado
En realidad, están solos.

Otro tema que surge de estas canciones posteriores a la batalla es la necesidad de que los tuareg se aferren estrechamente a las tradiciones que los definen –en particular, el lenguaje Tamashek, que a menudo ha sido reprimido en las tierras en las que han vivido—y a la vez abracen el progreso ylas ideas nuevas. Tinariwen no se opone, ciertamente, a las nuevas tecnologías, como es obvio de su fiera adopción de la guitarra eléctrica, cuyo estatus como instrumento-firma de la música tuareg puede atribuirse casi enteramente a Ibrahim. Por ejemplo, la canción “Kel Tamashek”:
Pueblo Tamashek, abrí tus ojos
Pueblo Tamashek, despertá
Estamos en un mundo que se mueve rápido
El que no presta atención se perderá
O “Mano Dayak”, que atribuye a un líder rebelde que murió en un accidente de avión en medio de las negociaciones de paz de 1995 el avance de su gente:
Ahora he visto algo que me llena de alegría
Un tamashek que vive bien
y habla de su vida en un teléfono satelital
atado al árbol bajo el que descansa.
Los capullos caen alrededor
Todo gracias a Mano Dayak
“La defensa de nuestra cultura y nuestro pueblo es el espíritu mismo de Tinariwen”, dijo Abdallah al periodista de Algérie News. “Por supuesto, firmamos acuerdos de paz con el gobierno de Mali, pero cuando ves que la paz no tiene sentido, ¡tenés que volver a luchar!”. Hoy, la lucha ha sido acicateado por el golpe de Estado en Bamako, la capital de Mali, el mes pasado. Mientras tanto, la sequía y el repetido fracaso de la cosecha amenaza las vidas de millones en la región, no sólo aquellos que han vivido aislado o llevados al exilio por el combate. Dos miembros de Tinariwen—el líder de la banda, Ibrahim, y el guitarrista acústico Elaga Al Hamid— han quedado adentro de campos de refugiados cerca de la frontera argelina desde febrero y no han podido unirse a la gira actual. Pregunté al manager de la banda, Patrick Votan, si se unirían a la lucha, pero dijo que no lo han hecho: “Están más enfocados en la tragedia humana”, aclaró –están tratando de conseguir comida y agua para sus familias y sus compañeros refugiados, mientras la hambruna avanza.
Votan dijo que esperaba que se unieran a la gira tan pronto como pudieran, pero que incluso la comunicación por teléfono satelital ha sido intermitente. La situación de la banda recuerda a la canción “Cler Achel” (“Pasé el día”), en la queIbrahim escribió acerca de las sequías y los exilios de años pasados:
Es una época que separa a los amados de aquellos a los que aman
Y cuando pensás en ellos, todo lo que viene es doloroso y obsesivo.

Aquí, versión original de este artículo, en inglés.

***

Los Tuareg

Localización:  Ocupan un extenso territorio del Sahara denominado Azawad por los propios Tuaregs y que comprende :

En Argelia : En el sur de los montes de Hoggar (Ajjer), alrededor de Tamanghasset. En los alrededores de Ganet.

En Burkina Faso : En la provincia de Oudalan

En Libia : En el oeste, en los oasis de los alrededores de Ghat

En Mali : En la séptima región, en una superficie que abarca unos 300 km. de este a oeste y 200 km. de norte a sur con Ménaka como centro geográfico. Viajan hacia Niger y Argelia central. Tambien en la zona de Timbuktu y en la región de Gao.

En Niger :  En la zona de Agadez, y en el oeste del pais

Idioma :  El idioma Tuareg en sus muy variados dialectos es parte del troco común Bereber, auque según las zonas, con influencias Songhay, Hausa y otras. Son los únicos que siguen conservando la escritura Bereber, llamada Tifinagh.

Historia:   El término Tuareg o Targi en singular, se aplica a numerosos grupos que comparten un idioma común y una historia común. Etnicamente, hay Tuareg de ascendencia Bereber y de diversos grupos del Africa negra. Las caravanas Tuareg de camellos jugaron un importante papel en el comercio trans-sahariano hasta mediados del siglo 20, en que los trenes y camiones tomaron el relevo. La historia Tuareg empieza en el norte de Africa, donde su presencia es anotada por Herodoto. A lo largo de los últimos 2.000 años muchos grupos han ido desplazándose hacia el sur movidos por la presión de las gentes del norte y por la esperanza de encontrar una tierra más próspera.

La colonización, primero, y la descolonización más tarde, (con el establecimiento de fronteras entre Estados), ha supuesto el fin de las confederaciones Tuareg y las rupturas familiares en Argelia, Libia, Malí, Níger y Burkina Faso. Además de esto, la  introducción de nuevos modos de transporte (camiones) y la sequía ha acabado con su economía nómada.

Los Tuaregs de Malí y Niger fueron los primeros en elevar el nivel de la rebelión contra la administración colonial y oponerse con armas a los militares franceses. Fue Firhoun, amenokal (Jefe Supremo) de los Iwellemmeden kel Ataram, quien primero en 1914 y, más tarde, en 1916, tras huir del encarcelamiento en Gao se convirtió en jefe de la rebelión. La batalla decisiva tuvo lugar en mayo de 1916 en Aderambukan. Tras la derrota tuareg, la represión francesa acabó con la vida de 750 personas.

En 1963, se producen las primeras revueltas Tuareg, especialmente en Mali y Niger, seguidas de la represión gubernamental, saldada con miles de víctimas entre la población Tuareg civil. Se estimaron más de 1500 víctimas en dos meses en Niger y más de 600 en Mali.

Parte de la población tuareg aspiraba a diferentes grados de autogobierno, incluida la independencia. Las revueltas intermitentes en Mali y Níger, especialmente las habidas entre 1990 y 1995 y entre 2007 – 2009 han acabados con cientos de muertos, desplazamientos de miles de refugiados y tratados de paz, normalmente cumplidos a medias.

En 2011 se funda el MNLA (Mouvement National de Liberation d’Azawad) formado por excombatientes de las anteriores revueltas, militares del ejército de Mali, militares del desaparecido ejército de Gadafi (Libia) y rebeldes de varias minorias étnicas de la región (FulanisMoros y Songhais). Este nuevo ejército, que se declara desligado de cualquier ideología religiosa, busca la creación de una república independiente y democrática en el Azawad. En enero de 2012 se inicia en el norte de Mali una nueva rebelión, produciéndose decenas de muertos, principalmente militares del ejército de Mali, y provocando, según datos de la Cruz Roja, al menos 30.000 desplazados internos y 20.000 refugiados en los países vecinos.

Economía:   Durante miles de años, la economía Tuareg ha girado alrededor del comercio trans-sahariano. Hay cinco rutas de comercio que se extienden por el Sahara desde la costa mediterránea a las grandes ciudades del sur del Sahara. Debido a la naturaleza del transporte y el espacio limitado disponible en las caravanas, los Tuareg comerciaron normalmente en artículos de lujo, cosas que ocupaban un espacio pequeño y en que podían ontener una ganancia grande. Durante varios siglos los Tuareg también comerciaron con esclavos comprados en el Africa oriental y vendidos a los europeos y a los árabes de Oriente Medio. Muchos Tuareg se establecieron en las comunidades con las que ellos comerciaban y hoy día controlan en algunos lugares el comercio local, acytuando además, como representantes para los amigos y familia que continuan comerciando.

Las sequías de 1973 y 1974, y 1984-85  diezmó la casi totalidad de su ganado y forzó a muchos Tuareg a sedentarizarse en suburbios alrededor de los centros urbanos, o emigrar hacia Argelia, Libia, y Nigeria.

Hoy, muchos Tuareg viven en comunidades sedentarias en las ciudades que bordean el Sahara y que anteriormente fueron grandes centros comerciales del Africa occidental. La falta de recursos ha obligado a muchos jóvenes a emigrar a otros paises como Ghana o Costa de Marfil.

Sociedad:   Históricamente, la sociedad Tuareg estaba dividida entre agricultores y comerciantes. En otro tiempo, los agricultores eran considerados como clases bajas.Muchos eran originalmente esclavos, procedentes de cautivios de guerra o de los mercados de esclavos. Había tres grupos de esclavos en la clase baja: el iklan, el inaden, y el harratin. Los iklan se dedicaban al pastoreo , la cocina y otros quehaceres domésticos. Los inaden trabajaban como artesanos y herreros. Los harratin eran agricultores  Normalmente, los grupos de Tuareg sedentarios mantenían una relación similar a la de vasallaje respecto a un jefe local, comerciante, que les garantizaba protección a la comunidad. Sin embargo, con la caida del comercio trans-sahariano y la consecuente perdida del poder económico de los comerciantes Tuareg, estos granjeros sedentarios han llegado a superar en riqueza a los comerciantes con el lógico cambio en las relaciones sociales anteriores. Por otra parte, las administraciones coloniales y las de los nuevos estados han venido dificultando sus movimientos tradicionales transfronterizos.

Religión:   Aunque la mayoría de los Tuareg son musulmanes, su práctica religiosa no es tan estricta como en el resto , y mientras que son fieles en el cumplimento de las oraciones diarias, no suelen observar el ayuno durante el Ramadan, especialmente los comerciantes cuando viajan. Como la mayoría de los musulmanes del norte de Africa, los Tuareg creen en la presencia continua de varios espíritus (djinns). La adivinación es realizada a través de los medios del Corán. La mayoría de los hombres usan amuletos para su proteccion que contienen versos del Corán. Los hombres empiezan a llevar los velos teñidos de índigo, tidjelmousts, a la edad de 25  años qué oculta su cara entera salvo sus ojos. Este velo nunca se lo quitan, incluso delante de los miembros familiares. En cambio, las mujeres no llevan velo. Los Tuareg pertenecen a la corriente islámica Maliki como resultado de las enseñanzas del gran profeta, El Maghili, que fue quien difundió la religión entre ellos a principios del siglo 16.ç

Aquí, publicación original de este artículo.

 

 

, , , , , , , , , antropologías

Leave a Reply