Nuba

16 junio, 2011

Entre los nubas, el ganador de la lucha será festejado por su grupo como un ídolo deportivo cuyo triunfo prestigiará, en verdad, a toda la aldea. Como trofeo, recibirá una rama de acacia, a la que dará fuego para luego recoger y guardar las cenizas con que se cubrirá de virilidad y resistencia en la próxima justa.

Los Nuba, “gente de las colinas” asentada en la provincia sudanesa del Kordofán, dedican a los deportes y las competencias buena parte del tiempo libre que dejan  su trabajo en el campo o bien la sequía. Son más de veinte grupos étnicos que hablan el doble de dialectos y se aferran a la humedad fértil de las zonas altas.

Con agua, se puede criar ganado, y obtener leche y carne. Y de las huertas nubas salen los demás alimentos -básicamente el mijo, pero también sésamo, maní, maíz, además de tabaco- con los que los deportistas y, sobre todo, los luchadores se pondrán a prueba frente a la otra aldea.

Para ello son entrenados desde pequeños por los adultos: para quedar listos para la lucha desde la adolescencia, representar la fortaleza y juventud de su aldea ante la vecina y, de paso, mostrar su aptitud como hombres ante las mujeres. Los más grandes tienen otra variante, con uso de garrotes o brazaletes de metal, más peligrosa pero también poco común por el espíritu lúdico de la lucha nuba.

Estudiosos como Scott Carroll han encontrado en antiguos frescos egipcios técnicas propias de la lucha nuba. El luchador nuba debe derribar a su oponente hasta dejarlo en el suelo. No valen los golpes y la habilidad y fortaleza de los pies son vitales para imponerse.

, , , , videos

Leave a Reply