Wikileaks: su presunto informante era un paciente psiquiátrico al que enviaron como soldado a Irak

28 mayo, 2011

El soldado norteamericano que se halla en el centro de las revelaciones de Wikileaks estaba tan frágil mentalmente antes de ser enviado a Irak que se orinaba encima, arrojaba sillas, gritaba a sus oficiales superiores y era regularmente sometido a evaluaciones psiquiátricas, de acuerdo con un documental producido por el periódico Guardian, de Londres.

Bradley Manning, quien fue detenido un domingo de hace un año en conexión con la más grande filtración de seguridad en la historia militar de los Estados Unidos, era un “desastre de chico” que nunca debió haber sido sometido a un tour como soldado en Irak, según un oficial de la base de Missouri Fort Leonard Wood en la que fue entrenado en 2007.

El testimonio el oficial confirmó un informe militar secreto que revela que otros altos oficiales pensaban que no estaba en condiciones de ir a Irak. “Fue tan acosado que una vez se orinó en los pantalones”, dijo el oficial.

“Escolté a Manning un par de veces a su evaluaciones ‘psi’ después de sus arranques. Nunca deberían haberlo atrapado y reciclado (en Irak). Nunca. No a ese desastre de chico que vi con mis propios ojos. Nadie ha mencionado el fracaso del ejército en esto –o la unidad de descarga que acordó  enviarlo allí”, declaró el oficial, que pidió no ser identificado debido a la hostilidad hacia Manning en las fuerzas armadas.

“Vivo en una zona en la que sería perseguido si dijera algo contra el ejército o ayudara a Manning”, explicó.

Pese a varios estallidos violentos y un diagnóstico de un desorden de ajuste, una condición que consiste en dificultad de adaptarse a la vida militar, Manning fue enviado en última instancia a Irak, donde se alega que descargó ilegalmente miles de documentos militares y diplomáticos sensibles y los pasó a Wikileaks.

En Irak, Manning conservó su permiso para trabajar como especialista de inteligencia.

Dos meses después de su llegada, se quitó el seguro a su rifle porque se pensó que era un peligro, confirmó su abogado, David Coombs.

Una investigación del Guardian (en inglés) basada en entrevistas con soldados que trabajaron con Manning en Irak también ha descubierto que no había virtualmente seguridad en las computadoras o en la inteligencia en la base de Manning en Irak, Forward Operating Base Hammer. De acuerdo con testigos, la seguridad era tan laxa que muchos de los 300 soldados de la base tenían acceso al cuarto de computadoras donde trabajaba Manning y las claves de acceso a las computadoras de inteligencia estaban escritas en papeles pegados a las pantallas de las laptops.

Soldados rasos podían mirar filmaciones de truculentas “misiones para matar” como una suerte de entretenimiento en  computadoras con acceso a la sensible red de comunicaciones diplomáticas y militares norteamericanas conocida como SIPRNet.

Jacob Sullivan, 28, dePhoenix, Arizona, un ex especialista químico, biológico, radiológico y nuclear, estaba comisionado en la unidad de Manning en FOB Hammer.

“Un montón de gente diferente trabajaba en ese edificio y en casi todos los cuartos había una computadora de SIPRNet adjuntada a un soldado raso o un especialista”, indicó Sullivan.

“En las computadoras que ví había una (etiqueta pegada), fuera en la computadora o junto a ella, con la información para logearse. Nunca recibí permiso para hacerlo así que nunca la utilicé, pero había un montón de gente que lo hizo”.

Añadió: “Si veías una laptop con un cable rojo, sabías que era de SIPRNet. Podías estar ahí y las laptops estaban disponibles con sus passwords. Todo el mundo las copiaba en un papel y las pegaba en sus computadoras. No había mucha seguridad, así que no es sorpresa que algo así ocurriera”.

Manning enfrenta múltiples cargos por descargar y pasar información sensible. Nadie más de la base ha sido acusado. Manning niega todos los cargos. Si es condenado, podría recibir una sentencia de hasta 55 años en la cárcel.

El Servicio de Seguridad de la Defensa de los Estados Unidos investiga también por qué Manning, que había sido enviado a consultas psiquiátricas antes de ser enviado a Irak, no fue examinado de forma más completa antes de que se le permitiera trabajar en inteligencia.

Relatos de soldados que sirvieron con él allí y amigos de los Estados Unidos que hablaron con el Guardian lo describen como un hombre cada vez más inestable y a veces violento.

Un soldado que sirvió con él lo describe “estallando y golpeando a una chica en la cara”.

(Aquí, versión original de este artículo, en inglés)

 

 

, , , , , , hallazgos1

Leave a Reply