La escritura en imágenes, por Carlos Leiro

30 abril, 2011

Sobre los dibujos de Carlos Leiro:

“Neoexpresionista, Carlos Leiro denuncia fragmentación. Pero sus visiones alcanzan a los propios seres humanos, entrecortados y animalizados en un abigarramiento tragicómico, absurdo, repulsivo. El universo de Leiro parece emanado de la televisión, de un monitor diabólico que genera monstruos, robots, deformaciones, pesadillas, erotismos exasperados.”

Jorge Glusberg, ex director del Museo Nacional de Bellas Artes.

***

Please specify a Flickr ID for this gallery

***

La escritura en imágenes

“’Por sus obras lo conoceréis’, dice el axioma cristiano. Ello significa que por sus actos conoceremos a los hombres. Tiene un contenido evidentemente moral. Pero ocurre en el campo artístico que la sentencia se convierte en por mis obras me conoceré y por esto me conocerán. Ya no es de carácter moral la afirmación, es simplemente ir sabiéndose a si mismo en relación al mundo. Pero es sumamente ético en tanto creación. ‘Yo es otro. Si el cobre se despierta clarín, no es por su culpa’ decía Rimbaud. Ese otro que forma parte de uno mismo es el que fluye en la creación artística. Pero hay muchos modos de relacionarse con ese otro. Rimbaud pudo formular ese pensamiento porque se hallaba en la indagatoria profunda, o sea horadando lo oculto.

Digo esto porque estoy escribiendo sobre los dibujos de Carlos Leiro. Pero todo lo que aquí diré también podría aplicarse a sus poemas, otra de las facetas de su convocatoria creativa. Leiro es un minero de si mismo que encontró una veta donde su metal precioso fluye con la mayor naturalidad.

¿Su método es el automatismo? Confieso que esta es una denominación que no me gusta mucho utilizar, porque automático puede ser el inicio de una obra, pero luego se instala en el hacedor de ella un carácter deductivo: dado esto y esto otro deduzco que debo hacer … Una especie de silogismo intuitivo, el que puede ser muy rápido en algunos casos: como el de Carlos Leiro.

Mi primera relación con él fue con su obra a través de una pantalla de computadora y me sorprendió. Un tiempo después lo conocí personalmente. ¿Conocer? No lo conozco sino a su trascendencia. Estoy escribiendo sobre el eco que yo recibo de su yo – el cual el va descubriendo porque es su secreta otredad-. Lo formula en sus dibujos con imágenes de una gran riqueza que surgen como en la escritura. Esto es, caligráficamente.

Evito dar la más mínima opinión sobre la fuente de donde emana su creación: si él lo ignora yo mucho más. Simplemente estamos ante un auténtico artista. Los invito a contemplar su obra y a entrar en la otredad que nos revela”.

Luis Felipe Noé

***

Más sobre Leiro, aquí.

, fotos

Leave a Reply