Hacia un periodismo que no hable sólo con el gobierno o la oposición, por Nikki Usher

23 marzo, 2011

Herbert Gans, profesor emérito en sociología de Columbia University, escribió uno de los libros fundamentales sobre los medios de noticias. En Deciding What’s News: A Study of CBS Evening News, NBC Nightly News, Newsweek and Time, publicado en 1979, ofreció uno de los mejores relatos de cómo los periodistas realizan su trabajo. En 2003, Gans publicó Democracy and the News, criticando a nuestros medios actuales, pero dejando la esperanza de que, con algunos cambios, podríamos mejorar tanto el periodismo como la democracia.

(…) En Deciding What’s News, Gans desarrolló fuertes argumentos sobre el rol de la fuente de poder, el poder de la audiencia y la necesidad de la eficiencia como fuerza motivadora que guía la producción de las noticias. Pero también introdujo una idea que ha vuelto a plantear en un reciente artículo en Journalism. Esa idea es el “periodismo de multiples perspectivas” (…)

P: Usted definió “noticia de múltiples perspectivas” en 1979. Y lo vuele a traer a colación ahora. ¿Podría explicarnos por qué piensa que todavía es una necesidad? ¿es más relevante hoy, dados los desafíos que enfrentan los medios tradicionales?

R: Cuando hice mi investigación original, las noticias nacionales se limitaban mayormente a lo que podía llamar ahora noticias de una sola perspectiva, alguna vez llamadas noticias “estenográficas” (de taquígrafo). Ultrasimplificando, las noticias nacionales estaban dominadas por periodistas que reportaban lo que les habían contado fuentes autorizadas, especialmente altos funcionarios de gobierno –o, cuando estaban en desacuerdo, lo que “ambos lados” (usualmente, Republicanos y Demócratas) afirmaban. Reportar noticias de múltiples perspectivas es más diverso. Busca noticias sobre otros temas, que son noticiosos para una variedad de audiencias; obtiene la información de muchas otras fuentes, incluyendo ciudadanos comunes, y reporta una variedad de puntos de vista (o perspectivas) políticos, ideológicos y sociales. He aquí mi ejemplo favorito. Las audiencias pobres necesitan noticias sobre negocios como todos, pero no sobre invertir en la bolsa o las últimas acciones, legales o ilegales, de los jefes de las corporaciones. Necesitan saber sobre negocios en los cuales puedan comprar y aquellos que pueden contratarlos, así como organizaciones de caridad o agencias públicas que pueden ayudarlos cuando no tienen trabajo. Hoy, gracias al cable y a Internet, las noticias tienen mucho más de perspectiva múltiple que en el pasado, pero alcanzan a audiencias mucho más pequeñas que los medios tradicionales.

P: ¿Y quién las escribiría? ¿Piensa que las redacciones como funcionan hoy en día podrían cambiar su perspectiva?

R: Cuando publiqué Deciding What’s News en 1979, sugería aumentar el número y la varidedad de los medios. Hoy, el cable, Internet y otras nuevas tecnologías lo han logrado, y estamos en una etapa del proceso de innovación en la cual se experimenta con nuevos formatos periodísticos e ideas todo el tiempo. Resta por ver con cuáles puede obtenerse dinero y cuáles deben ser provistas gratis, pero si el dinero y las audiencias están allí, los periodistas y las redacciones subsistirán.

P: Usted habla de los periodistas más como representantes de la gente de lo que son actualmente, aun cuando los periodistas no son elegidos. Al mismo tiempo, los periodistas, como usted escribió, están encerrados en la caja de sus perspectivas, que a menudo reflejan su estatus social y las consiguientes creencias sobre el país y la sociedad. ¿Cómo se resuelve esto?

R: Encuentro intrigante la idea de los periodistas como representantes, en parte porque los Estados Unidos son una democracia exclusiva, cuyas políticas son dominadas por financistas de campañas corporativos y la población de alta clase media que vota y participa más activamente que el resto. Como resultado, la política norteamericana representa mal al resto de la ciudadanía, especialmente a aquellos que ganan por debajo del ingreso promedio y varias minorías. Los periodistas no son funcionarios elegidos y no pueden ser representes políticos o defensores, pero pueden representar a la gente en una variedad de formas, por ejemplo llevando las experiencias y problemas de ella a las noticias, y preguntando a los políticos y otras fuentes autorizadas aquello que los ciudadanos no representados o pobremente representados necesitan saber (…) Creo que las escuelas de periodismo y lois medios pueden reclutar periodistas que salgan de su caja o enseñarles cómo hacerlo. Más aún, la noticia de múltiple perspectivas –-y el periodismo representativo—requeriría una mayor diversidad en los periodistas, especialmente de aquellos que vienen de, o están familiarizados con, vidas de ciudadanos o ideas pobremente representados.

P: Hoy, la idea de quién es periodista ha cambiado desde su libro de 1979. ¿A quién ve usted como el periodista de hoy?

R: No creo que el periodista profesional haya cambiado tanto desde que salió el libro, más allá de que es más educado y entrenado profesionalmente. Las redacciones han cambiado, como muchos otros lugares de trabajo, pero no veo una gran diferencia en el modo de juzgar las noticias. Incluso la pirámide invertida permanece intacta. En verdad, hay amateurs que proven fotos, videos e incluso historias para complementar lo que reúnen los periodistas profesionales –pero éstos todavía proveen la mayoría de las noticias que se consumen. Es sólo que aquella parte de noticias y opiniones que alguna vez nos dijos cara a cara en grupos pequeños ahora es visible para muchas otras personas en las llamadas redes sociales. Sin embargo, que sea visible no significa necesariamente que sea visto. Uno debe recordar siempre que la gente común no presta la misma clase de atención a las noticias que los periodistas o los investigadores sobre los medios, sea las noticias personales de Facebook o las noticias profesionales de una cadena de televisión (…)

P: Todo esto requerirá mucho dinero y usted reconoce que algunos de sus llamados al cambio no son prácticos. Por ejemplo, usted habla de contar con un fondo nacional para las noticias. ¿Por qué piensa que la idea no prende? ¿Cómo puede estar ausente esta idea de un debate sobre el financiamiento de los medios?

R: No trataba de ser realista o práctico por entonces, ni lo intento ahora, aunque espero que algunas de mis ideas y propuestas prendan. Aún así, cuando propuse el fondo nacional para las noticias, su propósito era financiar algunas de estas propuestas como experimento, no proveer fondos generales para los medios. Sin embargo, algún subsidio público puede tornarse necesario en esta época, y lamento que esto parezca asustar a muchos periodistas profesionales. Pienso que la mayoría de sus temores carecen de fundamento, pero, en cualquier caso, deberíamos discutir las salvaguardas contra posibles amenazas a la libertad de prensa de parte de financistas gubernamentales en lugar de asustarnos con lo que el gobierno podría hacer para censurar o aquietar a los periodistas. Los políticos y otros que hacen dinero, o que se benefician del temor, ya nos están asustando demasiado con muchas otras cosas.

(Aquí, versión original de esta entrevista, en inglés)

 

 

, , , , , notas del día1, periodismo

Leave a Reply