Descubrí en el internado que el hombre es malo por naturaleza, por Michel Houellebecq

27 diciembre, 2010

***

Michel Thomas (Saint-Pierre, isla de La Reunión, departamento de ultramar de Francia,26 de febrero de 1956), conocido como Michel Houellebecq, es un poeta, novelista y ensayista francés.

Sus novelas Las partículas elementalesPlataforma se convirtieron en hitos de la nueva narrativa francesa de finales del siglo XX y comienzos del XXI. Ambas le otorgaron cierta consideración literaria pero también dieron lugar al llamado «fenómeno Houellebecq», que provocó numerosos y apasionados debates en la prensa internacional.

Hijo de padres atípicos que, al parecer, se desentendieron de él desde muy pequeño, pasó su infancia y adolescencia con su abuela paterna, de la cual adoptó su apellido como pseudónimo. De este hecho biográfico nacen algunos de los temas recurrentes en su obra, como su fijación en las miserias afectivas del hombre contemporáneo. En 1980 se licenció como ingeniero agrónomo. Trabajó un tiempo como informático, experiencia que quedará reflejada en su primera novela.

Con la publicación en 1994 de Extension du domaine de la lutte, que fue comparada con El extranjero de Camus, pasó del anonimato total a convertirse, gracias exclusivamente al boca a boca, en autor de uno de los libros más vendidos del año. La obra fue traducida a numerosas lenguas (entre ellas el español, con el título Ampliación del campo de batalla) y lo dio a conocer al gran público. Algunos críticos, cogidos a contrapié, creyeron que su éxito sería flor de un día, pero ese vaticinio se disipó de golpe con la publicación de su segunda novela, Les Particules élémentaires, considerado el mejor libro francés de 1998 por la revista Lire y galardonada con el Prix Novembre. Ese mismo año obtuvo además el Premio Nacional de las Letras para jóvenes talentos. Su tercera novela, Plateforme, le convirtió definitivamente en estrella mediática, no sólo por traducirse a más de 25 lenguas sino por ser objeto de una agria polémica en torno a su supuesta islamofobia y por su visión amoral de la explotación sexual del Tercer Mundo. En su obra se aprecia la influencia de autores tales como el Marqués de Sade, Howard-Phillips LovecraftLouis-Ferdinand Céline.

A causa de la presión mediática, dejó Francia y vivió en Irlanda durante algunos años. Después se instaló en el sur de España, en el Cabo de Gata (Almería), donde reside actualmente.

Sus obras y opiniones, muy críticas con el pensamiento políticamente correcto y con los restos de mayo del ’68, le pusieron en el punto de mira de algunos medios, que lo acusaron de misógino, decadente y reaccionario, lo cual sólo hizo que aumentaran su popularidad y sus ventas. Por si fueran pocos los reproches, debido a algún pasaje de Plataforma, donde aparece el tema del terrorismo islamista, se le sumó el de “islamófobo”. Como no se puede denunciar a nadie por lo que opine un personaje de ficción, la oportunidad para sus detractores vino a raíz de una entrevista en la revista literaria Lire, publicada en septiembre de 2001, en las que afirmó que «la religión más idiota del mundo es el Islam» y que «cuando lees el Corán se te cae el alma a los pies». Fue entonces denunciado por varias agrupaciones islámicas y de derechos humanos por “injuria racial” e “incitación al odio religioso”. El juicio, celebrado en París en octubre de 2002, dividió a la comunidad intelectual internacional entre defensores y detractores de la libertad de expresión, que recordó al caso Rushdie. Fue absuelto de todos los cargos: el juez argumentó en la sentencia que las críticas a la religión son perfectamente legítimas en un Estado laico. Adorado por sus incondicionales (Fernando Arrabal le considera el mejor escritor francés vivo) y denostado como pornógrafo, misógino y racista por sus variados oponentes (desde puritanos religiosos a notables izquierdistas), sus libros copan los suplementos literarios, las reediciones se suceden y se traducen a numerosas lenguas.

(…)

Texto original, aquí.

Un tema recurrente en las novelas de Houellebecq es la intrusión de la economía de libre mercado en las relaciones humanas y la sexualidad. Su libro La ampliación del campo de batalla alude a la competencia económica que se extiende a la búsqueda de relaciones. Como dice el libro, el libre mercado tiene ganadores y perdedores, y lo mismo se aplica a las relaciones en una sociedad que no impone la monogamia. Occidentales de ambos sexos ya buscan lugares y climas exóticos al visitar países desarrollados en excursiones organizadas. En Plataforma, la conclusión lógica es que ellos responderían positivamente al turismo sexual organizado y vendido de un modo profesional corporativo. Aunque se atribuye a la obra de Houellebecq estar basada en ideas conservadoras, si no reaccionarias, su descripción crítica del movimiento hippie, la ideología New Age y la generación de mayo del ’68, especialmente en Las partículas elementales, hacen eco de las tesis del sociólogo marxista Michel Clouscard.

Texto original y un listado de los libros de Houellebecq, aquí.

***

Trailer de la película francesa basada en La posibilidad de una isla:

, , , , literatura

Leave a Reply