Si Salander viviera...

26 marzo, 2010

Wikileaks es un sitio web que publica colaboraciones anónimas y filtraciones de documentos gubernamentales, corporativos, de organizaciones privadas, públicas o religiosas, intentando preservar el carácter anónimo y la imposibilidad de rastrear a sus colaboradores. A sólo un año de su lanzamiento, en diciembre de 2006, su base de datos había crecido en más de 1.2 millones de documentos.

El sitio fue “fundado por disidentes chinos, periodistas, matemáticos y técnicos de pequeñas compañías de Estados Unidos, Taiwan, Europa, Australia y Sudáfrica”. Los creadores no fueron identificados, pero Wikileaks ha sido representada públicamente por voceros como Julian Assange, que se describe como miembro del consejo asesor. En junio de 2009, el sitio tenía más de 1200 voluntarios registrados y el consejo asesor incluía a Assange, Phillip Adams,Wang DanCJ HinkeBen Laurie, Tashi Namgyal Khamsitsang, Xiao QiangChico WhitakerWang Youcai.

El grupo ha revelado una cantidad de documentos que se transformaron en artículos de tapa de la prensa internacional, sobre temas que van desde gastos de equipamiento y campamentos en la guerra de Afganistán hasta la corrupción en Kenia. Su fin declarado es asegurarse de que informantes y periodistas no sean encarcelados por enviar documentos clasificados o sensibles, como ocurrió al periodista chino Shi Tao, sentenciado a 10 años de cárcel en 2005 tras publicar un email de funcionarios chinos acerca del aniversario de la masacre de Tiananmen.

El sitio ha ganado una cantidad de premios significativos, que incluyen el New Media Award de The Economist en 2008, y el Amnesty International UK’s Media Award  por la publicación de “Kenya: The Cry of Blood – Extra Judicial Killings and Disappearances”, un informe de la Comisión Nacional de Derechos Humanos de Kenia acerca de los asesinatos de la policía de Kenia (….)

(Texto original, aquí)

Poco se sabe sobre quienes trabajan tras Wikileaks. Al margen de la conferencia del Chaos Computer Club en Berlín, a finales de diciembre 2009 el bloguero alemán Stefan Mey tuvo la rara oportunidad de entrevistar a Julian Assange, activista, empresario de Internet, ex hacker profesional y miembro de la Junta Asesora de Wikileaks.

Stefan Mey: wikileaks.org tiene en estos momentos un aspecto inusual. El sitio web está bloqueado a la espera de nuevas donaciones, ¿están ustedes en huelga?

Julian Assange: Sí, es algo similar a lo que los sindicatos hacen cuando van a la huelga. Mediante la retirada de la oferta, recuerdan a la gente que su trabajo tiene un valor. Cada día, ponemos a disposición del mundo información de gran relevancia. Pero cuando la oferta es infinita, es decir, cuando ésta se puede descargar libremente, su valor se reduce hasta llegar a cero. Así que ahora hemos retirado la oferta para que la gente perciba la importancia de lo que hacemos.

¿Quiere decir que necesitan dinero urgentemente?

Tenemos mucha información destacada por lanzar, destacada por su peso, pero también por la cantidad de trabajo que requiere su publicación y por los ataques legales que va a recibir. Así que hemos de reforzar nuestra posición antes de poder hacer público ese material.

En el mundo de los medios de comunicación- comerciales o no- las dos cuestiones fundamentales son cuánto cuesta y cómo se financia. Háblenos primero de los costos…

El principal es la gente. Y cuanto más material tenemos, mayores son los costos laborales. Alguien tiene que escribir los resúmenes y verificar la información. Ahora mismo, todos se pagan sí mismos, pero eso no puede durar para siempre.

¿Qué tamaño tiene el equipo básico de Wikileaks?

Hay cinco personas que trabajan unas 24 horas del día, y luego, 800 que lo hacen ocasionalmente a lo largo del año. En medio, el espectro es amplio.

Usted y los otros cuatro que trabajan a tiempo completo, ¿de qué viven?

Yo he ganado dinero con Internet, así que tengo lo suficiente para poder hacer esto, pero no eternamente. Y, de momento, los otros cuatro también están en condiciones de autofinanciarse.

¿Fue Wikileaks idea suya, como muchos suponen?

Yo no me llamo a mí mismo fundador.

Nadie conoce realmente a los fundadores, dice Wikipedia…

Sí. Eso es así porque algunos de los fundadores iniciales son refugiados procedentes de China y otros sitios, y aún tienen familia en sus países de origen.

Bueno, pero aunque los costes laborales sean aún hipotéticos, hay otras cosas que no queda más remedio que pagar- los servidores, las oficinas…

Sí, los costos pueden llegar a ser muy altos y luego están los registros, la burocracia, los bancos y ese tipo de cosas. Puesto que no nos encontramos todos en el mismo lugar, no tiene sentido contar con una sede. Nuestra gente dispone de sus propias oficinas, repartidas por el mundo.

Y aparte están los pleitos en los que se ven envueltos con frecuencia, ¿cómo los sufragan?

El tiempo de nuestros abogados no nos cuesta nada- se nos han donado miles o incluso millones de dólares en salarios de abogados, lo que no significa que no tengamos que pagar cosas como fotocopias y documentos judiciales. La parte positiva es que hasta ahora nunca hemos perdido un caso- nunca se nos ha impuesto una sanción o una multa.

¿Existe un cálculo de lo que Wikileaks necesita para sobrevivir un año?

Probablemente, unos 200.000 dólares sin contar los gastos de personal. Pero hay personas que no pueden permitirse el lujo de seguir involucrándose a tiempo completo a menos que se les pague. Contando los sueldos, yo diría que se necesitan unos 600.000 dólares al año.

Hablemos ahora de los ingresos, ¿son las donaciones la única fuente de financiación imaginable?

Las donaciones privadas. Rechazamos todo aporte procedente de gobiernos o empresas. En estos momentos, la mayoría del dinero lo aportan periodistas, abogados o técnicos que están implicados personalmente. Sólo el diez por ciento de las donaciones las registramos a través de Internet, pero la cifra podría aumentar.

En su página encontramos una lista con sus “partidarios firmes”: la agencia de noticias AP, Los Angeles Times o la Asociación Nacional de Periódicos, ¿qué hacen por ustedes? ¿Por qué les ayudan? Probablemente, no desinteresadamente…

Nos apoyan por dos motivos: primero, porque nos ven como una organización que les facilita el hacer lo que hacen. Y segundo, porque nos perciben como el enlace más débil y sensible de toda la cadena. Nos encargamos de los casos periodísticos más difíciles y si nos derrotan en los tribunales, tal vez ellos sean los siguientes. En otras palabras: si wikileaks.org tiene que cerrar como resultado de una acción legal, esto podría sentar un precedente con el que al día siguiente desmontar nytimes.comSpiegel Online en Alemania.

Mi explicación es que tal vez colaboran con ustedes porque saben que lo que hace Wikileaks es en realidad lo que deberían hacer ellos, pero no tienen dinero para costearlo…

Quizás. El coste por palabra en el periodismo de investigación es alto, y nosotros lo hacemos más barato. Reduciendo el precio de cada palabra logramos obtener más para el periodismo de investigación e incluso publicar en empresas orientadas a maximizar sus beneficios. Y hay otro costo que es muy elevado- el de la amenaza de enfrentarse a una demanda. Nosotros nos ocupamos de la parte jurídicamente más arriesgada, que no es la historia en sí, sino los documentos que la respaldan. De este modo, el miedo del editor a una acción legal también baja.

Para que Wikileaks funcione tienen que colaborar principalmente dos grupos de personas- los informantes anónimos y los periodistas, ¿qué motiva a el informante a trabajar con ustedes?

Suelen estar moralmente indignados por algo. Pocas veces los mueve la venganza o el deseo de desacreditar a alguna instancia. Así que su incentivo es actuar contra esa indignación. En realidad, yo no tendría ninguna objeción a que pagásemos a las fuentes. No lo hacemos, pero no veo por qué los abogados y los periodistas han de ser los únicos en recibir compensación por sus esfuerzos.

Pero eso supondría un problema legal aún mayor…

Sí, pero no nos preocupa. Podríamos transferir el dinero a países como Bélgica, en los que las autoridades no utilizan cualquier método para determinar la relación entre el periodista y su fuente.

(…) Hay una cosa que no puede falsificarse y es el dinero que pagan. Si usted organiza la subasta de una información y hay un medio que ofrece una suma importante, está dejando entrever que cree que se beneficiará con la publicación de la historia. Así que éste es un buen método para decidir a quién concederle la exclusividad. Hemos experimentado con ello en Venezuela.

¿Por qué en Venezuela?

Debido al carácter de unos documentos que estaban en nuestro poder. Disponíamos de 7.000 mails de Freddy Balzan, que fue redactor de discursos de Hugo Chávez y también el ex embajador en Argentina. Sabíamos que esa información tenía un problema y era el de ser demasiado amplia y políticamente importante, por lo tanto, suponíamos que nadie querría escribir sobre ella.

¿Y qué pasó?

La subasta resultó ser una pesadilla logística. Los medios querían tener acceso al material antes de decidirse, y nosotros exigíamos que para ello firmasen acuerdos de no divulgación. Hubiéramos tenido que trocear el material para poder mostrarles sólo cada segunda página. Eso llevaba mucho tiempo y hubiéramos tenido que dejar de hacer tantas cosas que no nos lo podíamos permitir, así que al final publicamos la información sin más. Y entonces pasó precisamente lo que temíamos: nadie escribió absolutamente nada (…)

(Texto original, “Hacemos el periodismo de investigación más barato”. El discurso de Julian Assange en Berlin aquí)

Un nunca antes visto manual que detalla el día a día de las operaciones de la base militar norteamericana en la Bahía de Guantánamo ha sido filtrado a Internet, permitiendo una única mirada en el interior de una institución en la que los Estados Unidos ha aprisionado a cientos de sospechosos de terrorismo desde 2002.

El documento de 238 páginas, titulado “Camp Delta Standard Operating Procedures,” está fechado el 28 de marzo de 2003. Está desclasificado, pero marcado “Sólo para uso official”. El Pentágono ha resistido desde octubre 2003 el pedido de la American Civil Liberties Union para que se publicara este documento, que incluye planos del campo, detalladas listas de qué “ítems de confort” tales como papel higiénico extra pueden ser entregados a los detenidos como recompensa, seis páginas de instrucciones sobre cómo procesar a los nuevos detenidos, cómo manipular psicológicamente a los prisioneros y las reglas para lidiar con huegas de hambre.

(,,,) ” Jamil Dakwar, advocacy director of the ACLU’s Human Rights program, quien estuvo en Guantánamo como parte de una commission especial la última semana, ve en el documento asomos de Abu Ghraib en una sección que instruye a los guardias en el uso de perros para intimidar a los prisioneros (…)

(Texto original, aquí)

Wikileaks es una “amenaza al Ejército de los Estados Unidos ” y publica “información potencialmente conducente a acciones” que apunten contra personal militar, según un informe de inteligencia clasificado que el sitio reveló en el lunes.

El informe de 32 páginas, titulado Wikileaks.org – An Online Reference to Foreign Intelligence Service, Insurgents, or Terrorist Groups?, muestra la preocupación del gobierno sobre “empleados actuales o infiltrados” dentro del Departamento de Defensa o en el Ejecutivo “están proveyendo información clasificada o sensible a Wikileaks”. Para detenerlo, el informe de 2008 sugiere una campaña para descubrir y castigar a quienes filtran información al sitio.

“Wikileaks.org usa la confianza como un centro de gravedad, asegurando a miembros e informantes que al pasar información a personal de Wikileaks.org o postear información en su sitio web permanecerán anónimos”, dice el informe. “La identificación, develación o el despido o acciones legales contra empleados actuales o pasados, informantes o infiltrados puede dañar o destruir ese centro de gravedad y detener a otros” (…)

El documento está clasificado como Secreto y fue producido por el Centro de Contrainteligencia del Ejército, dentro del Programa de Análisis de Inteligencia del Departamento de Defensa.

(Texto original, aquí, 15 de marzo de 2010)

WikiLeaks reveló una lista negra secreta de páginas web que el gobierno de Australia está considerando prohibir en forma permanente en Internet. La lista de 2395 páginas, incluye a sospechosos de siempre, entre ellos pornografía infantil, violencia extrema y aún bestialismo. Pero no todos los sitios son ofensivos: también se incluye pornografía común, videos de YouTube, sitios de póker, posts de Wikileaks y direcciones de un dentista de Queensland y de una perrera.

“La Historia muestra que los sistemas de censura secreta, cualquiera sea su intención original, son invariablemente corrompidos hacia un comportamiento antidemocrático”, declaró Wikileaks en un comunicado. “Esta semana Australia se ha unido a China y los Emiratos Arabes Unidos en la lista de países que han censurado a Wikileaks”.

(Texto original, aquí)

Once oficiales de la policía alemana efectuaron un raid en las oficinas del aliado de Wikileaks Theodor Reppe el martes en la noche y requisaron su laptop de trabajo, tras la publicación en Wikilieaks de una lista de sitios de la web prohibidos por Australia.

(…) La policía aseguró que iban tras escritos de pornografía infantil y a cerrar wikileaks.de, un dominio alemán que Reppe había comprado para ayudar a Wikileaks. El dominio alemán sólo redirige a los usuarios a otro sitio en Suecia que, a su vez, conduce a los verdaderos servers de Wikileaks, explico Reppe por teléfono a esta redacción.

“Dijeron que querían todo mi hardware y que bajara de la red a Wikileaks, pero eso es imposible para mí”, relató Reppe. La policía había allanado antes la casa de sus padres, pero Reppe se había mudado tres meses antes a un departamento compartido.

Los policías pidieron a Reppe las claves secretas para entrar en wikileaks.org y wikileaks.de, pero no comprendieron su explicación sobre cómo funcionan los dominios en internet, contó, Reppe, hacker de 22 años.

(…) “No creo que encuentren nada (en la laptop secuestrada) de lo que deba preocuparme”, dijo Reppe. “Pero mañana tendré que advertir a mis jefes que la Policía se llevó la laptop”.

(Texto original, aquí)

En septiembre de 2008, durante la campaña electoral para presidente de los Estados Unidos, los contenidos de una cuenta de Yahoo que pertenecía a a Sarah Palin, la candidata a vicepresidente por los republicanos, fue posteada en Wikileaks. Los contenidos de su casilla de correo sugerían que usaba esa cuenta privada para enviar mensajes de trabajo, con la intención de eludir las leyes de registro público (que obligan a preservar todo escrito o registro de un funcionario público). (…) Aunque Wikileaks logró ocultar la identidad del hacker, la fuente fue eventualmente identificada de otro modo (…) como David Kernell, un estudiante de economía de 20 años de la Universidad de Tennessee, hijo del representante demócrata del Estado de Tennessee Mike Kernell.

(Texto original, aquí)

(…) Alguien de la oficina de Wikileaks envió un llamado de emergencia para reunir fondos a sus donantes previos. Pero en lugar de ocultar la lista de direcciones de correo usando el campo bcc, puso las 58 direcciones en en campo cc, revelándolas. Alguien envió entonces el documento al sitio, bajo el título: “Wikileaks expone a sus propios donantes, qué ironía. BCC la próxima vez”.

Wikileaks, que ha sido criticado por su falta de discreción al decidir qué documentos publicar, colgó el mensaje y las direcciones de sus donantes. El post indica que el mensaje fue enviado “posiblemente para poner a prueba los principios de completa imparcialidad en el trato con los informantes”. Una de las más notables direcciones corresponde al ex convicto hacker Adrian Lamo, quien actualmente dirige su propia compañía de seguridad. En un mensaje de Twitter posterior, Lamo hizo alusión a la metida de pata: “Gracias Wikileaks por filtrar su lista de donantes (…) Eso es dedicación”

(Texto original, aquí)

En los últimos años, Wikileaks ha sido sometida a actos hostiles de organizaciones de seguridad. En el mundo en desarrollo, éstas van desde el asesinato de dos abogados de derechos humanos en Nairobi en marzo último (un ataque a un complejo allí mismo en 2007 todavía no ha sido atribuido a autor alguno) a un infructuoso ataque masivo desde computadoras chinas a nuestros servidores en Estocolmo después de que publicáramos fotos de los asesinatos en Tibet. En Occidente los ataques han sido públicos, como el jefe del servicio externo de inteligencia de Alemania (BND) amenazando con enjuiciarnos si no removíamos un informe sobre la actividad de la CIA en Kosovo, o encubiertos, como la emboscada tipo James Bond en un estacionamiento de Luxemburgo, un hecho que concluyó con un mero “pensamos que sería en su propio interés …”

Más allá de la violencia del mundo en desarrollo, nos hemos acostumbrado al nivel de interés de los servicios de seguridad en nosotros y hemos desarrollado procedimientos para ignorarlos. Pero el aumento en las actividades de vigilancia este mes, en una época en la que apenas hemos publicado debido a la falta de fondos, es excesivo. Algo del nuevo interés está relacionado con una película que expone una masacre norteamericana y que daremos a conocer en el U.S. National Press Club el próximo 5 de abril.

El espionaje incluye intentos de seguimiento, fotografías, filmaciones y la detención e interrogatorio a un voluntario en Islandia el lunes por la noche. Otras personas y yo nos hallábamos en Islandia para aconsejar a parlamentarios islandeses sobre la Iniciativa para Medios Modernos en Islandia (ver …sería islandesa?), un nuevo paquete de leyes que busca proteger a los periodistas de investigación y los servicios de internet del espionaje y la censura. En tal condición, el espionaje tiene una connotación extra.

Posibles detonantes:

-nuestro trabajo en desarrollo sobre una película secreta que revela las bajas civiles bajo el comando del general norteamericano David Petraeus.

-nuestra publicación de un documento de inteligencia norteamericana de 32 páginas sobre cómo marginar fatalmente a Wikileaks (exponer a nuestras fuentes, destruir nuestra reputación, hackearnos).

-nuestra publicación de un cable clasificado de la embajada norteamericana en Reyjkavik informando sobre el contacto entre los Estados Unidos y Gran Bretaña en torno de miles de millones de euros en garantías de créditos en disputa (en Islandia).

-próximas revelaciones vinculadas con el colapso de los bancos islandeses y los “oligarcas” islandeses.

Hemos descubierto media docena de intentos de vigilancia encubierta en Reykjavik tanto de personas de habla inglesa como de islandeses. Abordados, estos individuos huyeron. Uno tenía equipo identificado como de la policía y la placa de otro vehículo sospechoso llevó a la compañía privada de seguridad Terr. ¿Qué significa? No sabemos. Pero, como se verá, otros hechos son claros.

Fuentes norteamericanas dijeron al segundo jefe de Noticias de los medios estatales islandeses que el Departamento de Estado busca agresivamente una filtración  de la embajada norteamericana en Reykjavik. Yo fui visto en una fiesta privada en la embajada norteamericana en la residencia del embajador a fin del año pasado y es sabido que he tenido luego contactos con personal de la embajada.

El martes 28 de marzo de 2010, tomé el vuelo de las 2.15 PM de Reykjavik a Copenhagen –iba a hablar en la conferencia de periodismo de investigación de la SKUP en Noruega. Tras recibir un aviso, obtuvimos un registro de la aerolínea del vuelo en cuestión. Dos individuos que, según el registro, habían exhibido credenciales diplomáticas, habían obtenido asientos para mi vuelo bajo el nombre de “Departamento de Estado”. Ninguno tenía equipaje alguno, según el registro.

Islandia no tiene un servicio de seguridad aparte. Incluye las funciones de inteligencia en sus fuerzas policiales, lo que lleva a una incómoda superposición de funciones y valores.

El 22 de marzo, aproximadamente a las 8.30, un voluntario de Wikileaks, menor de edad, fue detenido por la policía de Islandia por un asunto insignificante. La policía aprovechó la oportunidad para retenerlo toda la noche sin cargo alguno –algo altamente inusual en Islandia. Al día siguiente, durante un interrogatorio, le fueron mostradas fotos clandestinas donde se me veía a mí afuera del restaurant “Icelandic Fish & Chips”, donde tuvo lugar una reunión de producción de WikiLeaks el 17 de marzo –un día antes de que esos dos individuos abordaran mi vuelo a Copenhagen en nombre del Departamento de Estado-.

Nuestra reunión de producción ocurrió en una habitación cerrada y discreta porque estábamos trabajando en el análisis de un video secreto militar de los Estados Unidos que muestra a civiles muertos a manos de pilotos norteamericanos. Durante el interrogatorio, la policía hizo una referencia específica a este video, que no podría haber sido captada desde una vigilancia exterior solamente. Otra referencia específica apuntó a “importantes” pero no indicadas figuras islandesas. También se hizo referencia a los nombres de dos periodistas presentes en la reunión de producción.

¿A los valores de quién son leales los servicios de seguridad de Islandia? El nuevo gobierno desde abril de 2009, el viejo gobierno del partido de la Indepencia que apoyaba la guerra de Irak, o quizás a sus relaciones personales con otro país que los tiene en un permanente goteo de información de inteligencia?

Apenas unos años atrás, el espacio aéreo de Islandia fue usado por la CIA para las entregas extraordinarias. ¿Por qué la CIA pensaba que esto era aceptable? En un perfil secreto del ex embajador islandés en los Estados Unidos obtenido por Wikileaks, el embajador es elogiado por ayudar a acallar la publicidad de las actividades de la CIA.

A menudo, cuando un nuevo gobierno se levanta, las instituciones burocráticas permanecen leales al viejo régimen y el cambio de guardia puede tomar tiempo. Los leales al anterior régimen deben ser descubiertos, disuadidos y removidos. Pero para los servicios de seguridad, ese primer, vital paso, el descubrimiento, es complicado. Genéticamente temerosos de la luz pública, tales servicios esconden sus actividades; si no se sabe qué hacen los servicios de seguridad, es por cierto imposible saber para quién lo hacen.

Nuestros planes para lanzar el video el cinco de abril siguen en pie.

Hemos pedido a las autoridades competentes de los Estados Unidos y de Islandia que expliquen. Si estos países han de ser tratados como estados legítimos, deben empezar a obedecer el imperio de la ley. Ya.

—Julian Assange ([email protected])

(Texto original aquí, 26 de marzo de 2010)

Hemos recibido cientos de miles de páginas de bancos corruptos, del sistema de prisioneros norteamericano, de la guerra de Irak, de China, de las Naciones Unidas y de muchos otros, que actualmente no tenemos los recursos para lanzar a una audiencia mundial. Usted puede cambiar eso y, de ese modo, cambiar el mundo. Aún 10 dólares pagarían el poner esos informes en manos de diez mil personas y 1000 dólares en las de un millón.

Hemos reunido más de 360.000 dólares este año (nuestro presupuesto anual es de alrededor de 600.000). Es sólo su decidido apoyo el que preserva nuestra fuerza y continua independencia.

Seguiremos publicando revelaciones en esta página hasta el momento de nuestro relanzamiento.

(texto original aquí)

6 de abril de 2010

Wikileaks publicó el video que preparaba en Islandia, que prueba la masacre en Irak. Para verlo, hacé click aquí.

ACTUALIZACION - 26 de julio de 2010

En su investigación de mayor importancia e impacto político hasta el momento, Wikileaks difundió este domingo 91.000 documentos secretos sobre la guerra de Afganistán, de entre 2004 y 2009, que revelan crimenes de guerra, matanzas de civiles; las debilidades de las tropas norteamericanas en su lucha contra la insurgencia talibán, que en cambio mejoró año tras año; el financiamiento de Pakistán a los talibanes incluso mientras Estados Unidos le enviaba cientos de millones de dólares; y que los talibanes tienen en su poder misiles Stinger (entregados en el pasado por la CIA para combatir a los rusos), un hecho que el gobierno norteamericano había negado.

Un resumen de los documentos, con una guía para entenderlos, en el sitio de Wikileaks, aquí.

Para leer una síntesis en español, con links al pie que llevan a los artículos de los tres periódicos a los que Wikileaks entregó los documentos, aquí. Un resumen en The New York Timesaquí; la versión censurada de The New York Times, y la explicación del periódico sobre por qué decidió censurar los documentos entregados por Wikileaks, aquí (en inglés). Un resumen en The New Yorkeraquí (en inglés).

Un revelador perfil de Julian Assange en The New Yorker, aquí.

, , , , , , , , , periodismo

One Comment → “Si Salander viviera…”

  1. Sonia 4 years ago  

    sería argentina? Si el mismo impulso corriera por nuestros pagos,podrían las empresas mediáticas, el gobierno y la oposición publicar lo que publican?